Ataques y movimientos en los kilómetros finales que no cambiaron la historia del Giro de Italia 2022, con el australiano Jai Hindely (Bora-hansgrohe) en segundo lugar en la pelea por la maglia rosa, a tres segundos del ecuatoriano Richard Carapaz al cierre de la etapa 19.

Hindley respondió a los movimientos del líder de Ineos Grenadiers, que intentó despegar a dos kilómetros de la meta, para cerrar el recorrido en Castelomonte, sin tomar distancia en tiempo.

Bora fue el equipo que controló el lote de favoritos este viernes. “Fue un día bastante duro, pero los muchachos estuvieron muy bien y tratamos de aprovechar nuestras oportunidades”, comentó Hindley al cierre de la jornada.

Pese a destacar el esfuerzo de sus compañeros, el australiano reconoció que “el trabajo no salió como estaba planeado”, pero “que tampoco fue un día ideal para explotar la carrera”.

Publicidad

La planificación de la escuadra alemana puso a su gente en punta del pelotón de los favoritos, con lo que intentaron evitar contratiempos y sorpresas ante los movimientos del Ineos y Bahrain-Victorious, que lidera el español Mikel Landa, tercero en la general, a 1 minuto 5 segundos.

“La penúltima subida (Kolovrat) fue muy dura y luego siguió una bajada traicionera. Nos posicionamos a la cabeza para no meternos en problemas. Dejamos que la ventaja (con la fuga) aumentara demasiado, pero realmente no era nuestro plan alcanzarlos”, apuntó el australiano.

Hindley y Carapaz apuestan por obtener diferencias en la penúltima etapa de la ronda italiana, un recorrido que cierra en la Marmolada, puerto de primera categoría.

Tomar tiempo mañana (sábado) sería el escenario ideal, para empezar la contrarreloj con alguna ventaja. No será fácil, pero vamos a buscarlo”, indicó Hindley. (D)