La austriaca Anna Kiesenhofer dio la sorpresa y ganó el oro olímpico de ciclismo en ruta, este domingo en el Monte Fuji, sorprendiendo a las grandes favoritas del equipo holandés en el trazado de 137 kilómetros.

Annemiek van Vleuten, que saltó del grupo de favoritas que perseguía a la campeona olímpica, aportó una medalla de plata a los Países Bajos, terminando a un minuto y 15 segundos de Kiesenhofer.

El bronce se lo llevó otra grande del ciclismo femenino, la italiana Elisa Longo Borghini, que terminó a un minuto y 29 segundos.

Antigua triatleta, especialidad que tuvo que abandonar en 2014 debido a una lesión, Kieshofer es conocida en el pelotón por sus cualidades intelectuales: tiene un máster de matemáticas en la universidad de Cambridge, pasó una tesis en la Universidad Politécnica de Cataluña en 2016 y trabajó un tiempo como matemática.

Publicidad

Su palmarés era modesto hasta este domingo: campeona de Austria de ruta en 2019 y doble campeona de contrarreloj (2019 y 2020). Y una sola victoria internacional, una etapa de la prestigiosa Vuelta a la Ardeche, ganada en el Mont Ventoux en 2016.

Este domingo en el circuito olímpico a los pies del Monte Fuji, en un recorrido montañoso, pero menos complicado que el de los hombres en la víspera, prueba ganada por el ecuatoriano Richard Carapaz, la matemática hizo volar todos los cálculos de probabilidad.

Los Países Bajos habían logrado los dos últimos oros, en Londres-2012 y Rio-2016, y los cuatro últimos títulos mundiales.

Kiesenhofer dejó atrás el pelotón en los primeros kilómetros de la prueba, inmersa en una escapada de ocho corredoras que parecía únicamente destinada a alegrar la jornada.

Pero las favoritas dejaron demasiado margen al grupo, que llegó a tener diez minutos a los pies del puerto de Kagosaka, última dificultad del día.

Una por una, las compañeras de escapada de la austriaca fueron perdiendo el ritmo y Kiesenhofer se quedó sola a una treintena de kilómetros de la meta.

Publicidad

Con la medalla de oro en perspectiva, resistió todas las contraofensivas y levantó los brazos en solitario.

La colombiana Paula Andrea Patino Bedoya fue la mejor latinoamericana de la prueba al ubicarse en puesto 22. La cubana Arlenis Sierra se ubicó en puesto 34.

“Estoy muy feliz por el resultado, una carrera bastante dura por el calor y a humedad, factores influyentes. Estuve con las mejoras hasta lo último donde las fuerzas nos acompañaron. Muy feliz por el desempeño”, indicó la corredora de 24 años.

En la prueba participaron 67 corredoras de 40 países, solo 48 completaron el trazado. Entre los abandonos se registraron las salidas de la chilena Catalina Soto, la mexicana Lizbeth Salazar, la paraguaya Agua Marina Espínola y la costarricense María José Vargas.

Error en celebración

La holandesa Annemiek van Vleuten celebró como si fuera campeona olímpica su segunda plaza en la prueba de ciclismo en ruta, después de haber cruzado la línea con un minuto de retraso respecto a la ganadora, un despiste que atribuyó a la falta de radio para comunicarse con su equipo.

A su llegada a la línea de meta del circuito del Monte Fuji, la campeona de 38 años levantó los brazos, en un habitual gesto de triunfo. Le hicieron falta unos segundos para comprender que la austriaca Anna Kiesenhofer, única superviviente de la escapada matinal, ya había celebrado el oro un minuto y 15 segundos antes que ella.

“Hubo mucha confusión y mala comunicación hoy”, lamentó Van Vleuten, visiblemente frustrada. “No sabíamos las diferencias, hemos escuchado que tenían 45 segundos a 10 kilómetros de la meta”, añadió. La escapada tenía entonces más de dos minutos de ventaja.

“Es una de las carreras más importantes y no tenemos el derecho de utilizar los medios de comunicación habituales”, lamentó Van Vleuten acerca de la prohibición de la comunicación por radio en las pruebas olímpicas: “El objetivo es convertir las carreras más interesantes, pero esto las hace más confusas”.

Esta plaza es la primera medalla olímpica de Van Vleuten, que vivió un drama en Rio-2016.

En la prueba olímpica disputada hace cinco años estaba en el primer puesto y se acercaba a la medalla de oro, pero sufrió una durísima caída en el último descenso, a 10 kilómetros de la meta. Estuvo inconsciente unos segundos, tras sufrir una conmoción cerebral y la fractura de tres vértebras. Los servicios de socorro incluso temieron por su vida. (D)