Golpe maestro para Egan Bernal: el colombiano ganó este domingo la novena etapa del Giro de Italia de ciclismo, en la estación de esquí de Campo Felice, haciéndose al mismo tiempo con la maglia rosa de líder. En tanto, la suerte fue diversa para los ecuatorianos en la carrera.

El tricolor Jhonatan Narváez escaló siete puestos en la clasificación general y ahora se ubica 70 tras cruzar 61.° la meta (diferencia de +5 minutos 25 segundos). Jonathan Caicedo es el mejor situado de Ecuador, pero descendió del puesto 36 al 40; este domingo fue 72.° con +7 min 44 s respecto del ganador. Alexander Cepeda, por su parte, resultó 158.° esta jornada (+25 min 57 s) y es 105.° en la prueba tras caer 21 ubicaciones.

Bernal, que practicó bicicleta de montaña en sus inicios, distanció a sus rivales en la pista de llegada, no asfaltada, tras una subida de 6,6 kilómetros.

Detrás del vencedor del Tour de Francia de 2019, el italiano Giulio Ciccone se hizo con la segunda plaza, delante del ruso Aleksandr Vlasov, ambos a siete segundos del colombiano. El belga Remco Evenepoel, cuarto, cedió diez segundos a Bernal.

Publicidad

En la general, Bernal saca ahora 15 segundos a Evenepoel y 21 a Vlasov.

La escapada, que se formó tras una primera hora muy animada, se presentó al pie de la ascensión final con una ventaja limitada a dos minutos.

El francés Geoffrey Bouchard, que partió de este grupo de vanguardia, vio cómo le alcanzaba el holandés Koen Bouwman antes de la pancarta de último kilómetro. Pero ambos se vieron superados por el pelotón de favoritos en los últimos hectómetros, bajo algunas gotas de lluvia.

Bernal, de 24 años, se hizo con su primera maglia rosa en el Giro, en el que participa por primera vez. También se llevó su primera victoria de etapa en la ronda italiana.

El húngaro Attila Valter, que llevaba la maglia rosa, se quedó en la subida final y retrocedió hasta la quinta plaza en la general, a 43 segundos.

El esloveno Matej Mohoric (Bahrain), uno de los mejores descendiendo en el pelotón, fue víctima de una caída espectacular.

Mohoric, que pareció verse sorprendido por un agujero en la calzada, dio un cabriola y su cabeza chocó contra el suelo.

El ciclista se recuperó y se levantó, antes de ser evacuado en camilla.

El lunes, la décima etapa unirá L’Aquila a Foligno, con un recorrido da 139 kilómetros favorable a los esprinters, la víspera de la primera jornada de descanso. (D)