El ciclista francés Victor Lafay (equipo Cofidis) se impuso en solitario en la octava etapa del Giro de Italia, este sábado en Guardia Sanframondi (centro), inaugurando su palmarés de victorias en el ciclismo profesional. Mientras, fue una jornada de números rojos para los pedalistas de Ecuador.

En la clasificación de etapa, el vencedor galo marcó 4 horas 6 minutos 47 segundos. Con diferencia de 8 min 27 s, de acuerdo con resultados preliminares, cruzaron la meta juntos los ecuatorianos Jonathan Caicedo (77.°), Jefferson Alexander Cepeda (78.°) y Jhonatan Narváez (79.°).

En las posiciones generales, los tres tricolores cayeron respecto de la jornada previa. Caicedo ahora es 36 (-3 puestos), Narváez es 77 (-2), Cepeda es 84 (-1).

El húngaro Attila Valter (Groupama-FDJ) mantuvo la maglia rosa de líder en la víspera de la llegada a la cima de Campo Felice, en la región de los Abruzos.

Lafay distanció a sus compañeros de escapada a tres kilómetros de la meta, llegando con unos segundos de ventaja sobre el italiano Francesco Gavazzi y el alemán Niklas Arndt.

De esta manera, Lafay (25 años) logra su primer triunfo como profesional y da a Cofidis su primera victoria en el Giro desde que lo lograse Damien Monier en 2010.

La victoria de etapa se jugó entre los nueve ciclistas que formaron la escapada buena de la jornada en el kilómetro 54 (Oliveira, Gougeard, Lafay, Carboni, Gavazzi, Arndt, Gaviria, Goossens, Campenaerts), tras una primera parte muy animada, marcada también por el abandono del velocista australiano Cale Ewan.

El pelotón, con todos los favoritos para el triunfo final y con la maglia rosa, cruzó la meta con un retraso de casi cinco minutos con respecto a los fugados.

El domingo se disputará la etapa más complicada a priori de la primera semana de Giro: 158 km de recorrido entre Castel di Sangro y Rocca di Cambio, con tres puertos de montaña y una subida final de 6,6 km y 1,600 metros finales, desde la cima a la meta, por una pista no asfaltada perteneciente a la estación de Campo Felice, a la que el papa Juan Pablo II acudió en algunas ocasiones para esquiar. (D)