La etapa reina del Tour de Romandía tuvo un final desagradable para el británico Geraint Thomas (Ineos Grenadiers), tras una caída a 50 metros de la meta.

Thomas disputaba el esprint final de la cuarta etapa ante el canadiense Michael Woods (Israel Start-Up Nations), quien aprovechó el resbalón de su rival para cruzar la meta y erigirse como nuevo líder de la ronda suiza.

El pedalista británico admitió que el frío, por una intensa lluvia en la jornada, causó estragos, al punto de “no sentir” las manos en el momento del percance.

“No sentía mis manos, y cuando intenté cambiar de marcha solté el manillar”, señaló Thomas, quien lleva tres años sin una victoria.

“Estoy bien. Es muy frustrante perder tiempo de esta manera después de un día tan duro. Por suerte, todavía tengo algo por lo que correr mañana (sábado)”, dijo Thomas.

“Tenía muchas ganas de ganar. Es lamentable que esto suceda”, apuntó Thomas, que no gana desde el Tour de Francia en el 2018, cuando se impuso en la etapa 12 y consolidó su liderato general, que defendió hasta llegar a París.

En Romandía, Thomas tiene una última etapa para buscar el triunfo. Se ubica segundo en la general, a 11 segundos de Woods, antes de la contrarreloj individual que cierra la prueba.

La sexta jornada de la prueba, que tuvo un prólogo el primer día, se corre en un tramo de 16,2 kilómetros, en Friburgo. (D)