El neerlandés Koen Bouwman (Jumbo-Visma) apenas podía creer en la cima del Santuario de Castelmonte que había logrado su segunda victoria en el Giro de Italia, además con el premio añadido de haber sentenciado la maglia azzurra de rey de la montaña de la presente edición.

“Después de mi primera victoria, dije que sería muy bueno tener otra, pero también dije que tenía que ser realista. Fue mi primera victoria como profesional. Ahora, con dos etapas en el Giro, estoy tan feliz que no tengo palabras”, dijo emocionado en la meta.

Bouwman fue el más rápido y hábil ante los cuatro compañeros de fuga con los que se jugó el esprint.

“Sabía que había una curva a la izquierda, pero no sabía que era tan pronunciada. Tuve que frenar bastante fuerte, pero pude iniciar el asalto final hacia meta”, explicó.

Publicidad

El neerlandés partió con un objetivo en la etapa, pero se encontró con dos premios.

“En realidad el objetivo era conservar el maillot azul al final del día, pero lograrlo además con una victoria de etapa es algo que no puedo creer”, aseguró.

Con 294 puntos, Bouwman lidera la clasificación de la montaña por delante del italiano Giulio Ciccone (Trek-Segafredo) que suma 103 unidades.

Sin poder descontar la ventaja Ciccone, a falta de tres puertos que se disputarán en la etapa 20, Bouwman deberá completar el recorrido del Giro en Verona, el domingo, para ser el campeón de la montaña. (D)