Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 anunciaron este miércoles que los deportistas participantes en el evento deberán someterse a test diarios de COVID-19.

Esta medida cambia el plan inicial que preveía controles cada cuatro jornadas. La cita olímpica está prevista a disputarse entre el 23 de julio y el 8 de agosto.

Este refuerzo fue anunciado al mismo tiempo que los nuevos Playbooks, manuales que enumeran estrictas medidas antivirus, y que son “una señal de solidaridad y respeto por parte de la comunidad olímpica hacia nuestros anfitriones japoneses”, señaló el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach.

Son mas de 11.000 deportistas los que competirán en los Juegos Olímpicos de Tokio, además de su entorno más cercano entre entrenadores y fisioterapistas quienes tendrán que pasar pruebas diarias.

Publicidad

La intención de incrementar esa frecuencia es para “minimizar el riesgo de que los casos de positivos asintomáticos pudieran transmitir el virus”, aunque se aclara que la decisión es provisional y que las fechas y horas tendrán que ajustarse al calendario deportivo.

La decisión llega cinco días después de que Tokio volviera a declarar por tercera vez el estado de emergencia por el aumento de casos, una medida que durará hasta el 11 de mayo.

El listón de la alarma que maneja Japón, en cualquier caso, es mucho más bajo que en Europa: el martes detectó 5.000 nuevos casos en un país de 126 millones de habitantes, mientras España registró más de 7.600.

Movimientos restringidos

Los deportistas no tendrán en principio que cumplir la cuarentena de 14 días actualmente requerida por el Gobierno japonés a todo viajero que venga del exterior, aunque deberán someterse a nuevos test a su llegada al país y posteriormente de forma diaria mientras dure su estancia.

Los participantes en los Juegos deberán remitir además un plan de actividades detallando todos sus movimientos previstos y atenerse al mismo, así como “minimizar el contacto” con otros atletas, según el manual, que también advierte de que incumplir estas directrices podría conllevar la descalificación.

Además, los deportistas y miembros de los equipos olímpicos únicamente podrán emplear los medios de transporte específicos habilitados por la organización, y no el transporte público, y solo podrán comer en instalaciones de sus alojamientos y en las sedes de competición y entrenamiento.

En cuanto a la vacunación, no será obligatoria para los atletas participantes en los Juegos, aunque el Comité Olímpico Internacional recomienda encarecidamente a las federaciones nacionales que promuevan la inoculación de sus deportistas y ha prometido apoyo logístico para los países que tengan dificultades para hacerse con el fármaco. (D)