La creación de una nueva Ley del Deporte promovida por el asambleísta Sebastián Palacios, hoy nuevo ministro del Deporte, no deja satisfecho al propio promotor de este proyecto, ni a los dirigentes del alto rendimiento.

Palacios, luego de la aprobación en la Comisión de Salud en segundo debate para que pase al pleno de la Asamblea Nacional, para su conocimiento y votación, sobre ese trámite dijo: “Es un tratamiento apresurado, sin discusión y sin debate”.

Por su parte, Roberto Ibáñez, presidente de la Federación Ecuatoriana de Judo (FEJ), indicó: “Es una ley apresurada, es una ley que no atiende realmente a todos los problemas que tiene el sistema deportivo del país. Lamentablemente creo que mucho se ha opinado, pero no se ha construido una ley sólida, una ley que en la actividad deportiva sea transversal, pero que la dirigencia deportiva sea vertical para que se respete lo que tiene que hacer cada organismo deportivo, que siga manteniendo su autonomía y dejar que el Estado también vaya sacando poco a poco sus manos en el deporte y sean los gremios que se escojan entre ellos”.

El directivo añadió: “Es una ley que no ha sido construida de una manera en la que todos podamos participar y que se presente un documento que al final del día no vaya a ser manipulado por asambleístas, sino que va a ser construido con personas que estamos hoy en día viviendo el día a día en la dirigencia deportiva en los problemas que existen”.

Publicidad

Ámbar Fuentes, presidenta de la Federación Ecuatoriana de Hockey y Patín, sobre la nueva Ley del Deporte sostuvo: “Es una ley dilapidadora, intervencionista, como la Ley del 2010 (que fue promovida y aprobada por el correísmo), creería que peor que la que tenemos”.

Entre tanto, Johnny Zambrano, presidente de la Federación Ecuatoriana de Lucha, expresó que el texto que pasó al plenario “contiene una ley que acoge un modelo que se implantó hace 40 años. Es decir, una norma que hace retroceder al deporte. Además, es exageradamente intervencionista. No respeta la autonomía, no respeta el debido proceso, ni precautela el derecho a la defensa. Trata a los dirigentes como empleados públicos y los menosprecia”.

Elecciones

Sobre la pretendida inclusión en la Ley del Deporte de que los directorios de las ecuatorianas por deporte los elijan las asociaciones provinciales y clubes, Ibáñez afirmó: “Deben ser los gremios que aportan a ese deporte. A mí me parecería ideal, y es un criterio personal, que participen los clubes de alto rendimiento y tengan la mayor cantidad de porcentaje de votos porque son los que fomentan la actividad y que las asociaciones deportivas también puedan entrar a las elecciones de una federación ecuatoriana porque ellos también son los que masifican cada rama. ¿Cómo podemos dejar afuera a quienes fomentan el deporte, al final que participen con menos porcentaje y también que participen los clubes formativos que en cierta forma son parte de las asociaciones. Creo que deberíamos calcular el porcentaje de votos”.

Para Fuentes, si se aprueba el texto como está para la elección de las federaciones nacionales, se acabaría el deporte. “Se acaba el deporte. Durante estos diez años se ha venido trabajando en fortalecer a los clubes en las provincias del país y a la fecha solo tres cumplen con tener una asociación: Azuay, Pichincha y Guayas. Entonces no tendremos forma de hacer unas elecciones apegadas a esa nueva ley”.

Zambrano va más allá y señala que ese modelo es caduco. “Ese es un modelo fracasado, que mezcla en lo administrativo el deporte formativo con el alto rendimiento. Lo óptimo es fortalecer a los clubes para que ellos sean quienes dirijan la Asamblea de las federaciones ecuatorianas por deporte”.

Con todos los reparos expuestos, Ibáñez recomienda para tener una mejor ley: “Es importante escuchar a todos o a la gran mayoría de dirigentes actuales, sin menospreciar a personas que en su momento estuvieron encargadas de una entidad deportiva. Es válido escuchar su opinión y deben ser parte también de esa discusión. He participado en un par de esas reuniones en la Asamblea y nunca he visto en una sola mesa a todos los presidentes de las federaciones provinciales y todos los presidentes de las ecuatorianas por deporte. Debería haber una mesa y construirse una ley donde el dirigente pueda dar su criterio de lo que piensa porque es el que está viviendo lo que pasa en el sistema deportivo. Si le preguntamos a un dirigente de antaño, puede tener otro concepto en relación con lo que pasó en su tiempo. El deporte ha evolucionado, incluso porque hay una ley que es diferente a la que ellos tuvieron. Todo organismo deportivo debe tener su autonomía, pero que esa autonomía no se confunda tampoco en hacer lo que le da la gana con los recursos que entrega el Estado, el ahora Ministerio del Deporte debe velar por ese dinero, pero no debe meterse en su parte política”.

Para tener una mejor ley, Fuentes dice: “Que se reúnan con los verdaderos actores del deporte y busquen consensos reales. Para aprobar esa atrocidad de ley es mejor quedarnos con la que tenemos”.

Por su parte, Zambrano sugiere: “Lo primero es no permitir que en lo administrativo se mezclen los niveles deportivos; luego, respetar la autonomía y evitar cualquier injerencia del Estado en decisiones técnicas, financieras y administrativas de los organismos deportivos. Claro, con la supervisión correspondiente en lo que se refiere a los fondos públicos”. (D)