El holandés Mathieu van der Poel se impuso en la Strade Bianche, primera gran cita ciclista de la temporada, por delante del francés Julian Alaphilippe y del colombiano Egan Bernal, este sábado en Siena, Italia, prueba con la que el ecuatoriano Alexander Cepeda abrió su segunda temporada en el ciclismo élite.

Van der Poel (Alpecin-Fenix) descolgó a sus compañeros de escapada en el muro de la Via Santa Caterina, a unos cientos de metros de la meta, para ganar la Strade Bianche por primera vez en su carrera.

”Tenía muchas ganas de ganar esta carrera hoy, me sentía realmente fuerte. Decidimos colaborar con Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step). Luego ataqué en la última ascensión”, describió van der Poel en la línea de meta bajo el sol toscano.

La clásica se disputó en los callejones sinuosos de Siena al término de los 184 kilómetros recorridos alrededor de la ciudad medieval, donde el ciclista de 26 años se mostró como el más fuerte.

Publicidad

El neerlandés ya había realizado un potente ataque en el Tolfe, a unos 15 kilómetros de la meta, esfuerzo que solo pudieron aguantar Bernal y Alaphilippe. Pero cuando posteriormente aceleró dentro de Siena, ninguno pudo alcanzarlo.

Con el de este sábado van der Poel firma su segundo triunfo de la temporada, después de la primera etapa de la Vuelta a los Emiratos Árabes Unidos, confirmado un gran inicio de año.

La Strade Bianche fue el debut de temporada para el ecuatoriano Alexander Cepeda, corredor del equipo italiano Androni Giocattoli-Sidermec. Demorado en su viaje a Europa, Chalequito quedó fuera el miércoles de la lista para disputar el Trofeo Laigueglia, con lo que apenas pudo debutar este sábado, con un puesto 138 de la clasificación.

De su lado Bernal (Ineos Grenadiers), ganador del Tour de Francia 2019, tiene motivos para estar contento al colarse entre los grandes nombres de las clásicas con ese tercer puesto.

La gran desilusión, en cambio, la protagonizó el belga Wout Van Aert (Jumbo-Visma), vigente campeón. Descolgado, finalizó cuarto a 50 segundos, la primera vez que se queda fuera del podio en sus cuatro participaciones en esta clásica.

Chantal Blaak, ganadora en damas

La neerlandesa Chantal Blaak (SD Worx) se impuso en solitario en la séptima edición de la Strade Bianche, tras un duelo con la campeona de Italia Elisa Longo Borghini (Trek).

Chantal Blaak fue la más fuerte en el momento decisivo de la carrera, ganando la partida en la subida final a su rival italiana, quien cedió 7 segundos en meta.

La tercera plaza fue para otra neerlandesa, Anna Van der Breggen, compañera de equipo de la ganadora y campeona mundial en ruta y contrarreloj.

En pleno dominio neerlandés, la defensora del título Annemiek Van Vleuten (Movistar), obtuvo la cuarta plaza a 11 segundos. (D)