Fue en 1993, siendo el anfitrión, cuando Ecuador llegó por única vez a una semifinal de Copa América. Han pasado 28 años y hoy la Tricolor se juega el boleto a esta instancia ante la Argentina de Lionel Messi. En 1989, el combinado nacional estuvo cerca de vencer a los gauchos, en Brasil y justamente en Goiana, donde chocarán esta vez, pero un penal errado por el fallecido zaguero Jimmy Izquierdo frustró aquel sueño, tal como lo recuerda, en entrevista con EL UNIVERSO, el exvolante Kléber Fajardo, que considera que el equipo de Gustavo Alfaro “tiene con qué” hacerle frente a la Albiceleste y es optimista porque Ecuador pueda dar la sorpresa en el torneo.

Ecuador jugará en Goiania contra Argentina en la Copa América de Brasil 2021, como lo hizo en 1989, con el rival teniendo al considerado mejor futbolista del mundo. ¿Qué representó aquella vez ante Diego Maradona y qué ahora contra Lionel Messi?

Ya habíamos enfrentado a Maradona en la Copa de 1987 que se jugó en Argentina. Él era campeón del mundo (México 1986) y esa selección era poderosa, y Diego estaba en el mejor momento de su carrera. Ahí nos golearon 3-0. En Brasil, nosotros teníamos un equipo más fuerte, jugadores de más experiencia, otro entrenador, Dusan Draskovic, que preparó muy bien al equipo, nos dio muchos recursos tácticos y estratégicos para afrontar casi de igual a igual los partidos. Le ganamos primero a Uruguay y con esa motivación fuimos contra Argentina sabiendo que entre sus filas tenían a algunos de los campeones del mundo y estaban fortalecidos con jugadores como Carlos Alfaro Moreno (actual presidente de Barcelona Sporting Club), que jugó unos minutos contra nosotros. Con ese empujón de haber ganado a Uruguay fuimos con más confianza y convicción. Tener a Maradona fue un plus para Argentina, era un jugador imparable, difícil de controlar, parecido a lo que sucede con Messi; pero Maradona tenía mucho más carácter, era más fuerte, manejaba el camerino, se echaba el equipo al hombro. Se falló un penal, pero creo que el 0-0 fue justo por lo que hicieron ambos equipos. Esto nos ayudó a creer que estábamos en el proceso adecuado con Dusan, que nos ayudó a crecer. El jugador llegaba con más tranquilidad y personalidad, y eso se le debe en gran parte al técnico que teníamos.

¿Se le hizo marcaje personal a Maradona?

Publicidad

No hubo marca personal. El técnico nunca nos envió a tomar de forma individual a Maradona. Se lo referenciaba por el lugar donde aparecía, porque era difícil de contener, y se lo referenciaba por donde iba, se le hacía una marca zonal. Era el referente de un grupo de grandes jugadores.

¿Se le debe hacer ahora marcaje personal a Messi?

No, porque se pierde a un jugador (por parte de Ecuador) y es preferible que los recursos sean optimizados marcándolo por donde se mueva. Eso sí, debe ser una marca doble y férrea. Messi tiene mucha facilidad para deshacerse de la marca. Hacerlo perseguir de un jugador me parece que no tiene sentido, eso ya no se da, hay otras formas para neutralizar a jugadores como él.

La de 1989 era una gran selección y fue cuarta en un grupo de cinco, pero no pasó de ronda porque clasificaban los dos primeros. En esta Copa América avanzaron cuatro de cinco. ¿Qué opina?

Nosotros tuvimos la gran opción de clasificar pero solo pasaban dos. Si hubiese sido como ahora, fácil avanzábamos a la siguiente fase, porque fuimos terceros. Como anécdota, Uruguay se había resignado (a quedar fuera) cuando jugábamos el último partido, ellos ya estaban en Río de Janeiro para ir a Montevideo y se tuvieron que regresar porque nuestro partido no fue favorable contra Chile (derrota por 2-1) y clasificaron ellos.

La actual selección clasificó con empates.

Publicidad

Eso no importa, es lo de menos. Yo podría defender a nuestro equipo, solo perdimos un partido (contra Colombia). Acá no se ha ganado, todos se los empató, pero el formato indica que entre cinco pasan cuatro y la historia es que Ecuador está en cuartos de final, y ahora hay que enfrentar a Argentina y vamos a ver quién es más. Ahora lo más importante es darle todo el apoyo al equipo para que tenga un buen partido y ver la posibilidad de llegar a las semifinales.

¿Le ve opciones a la selección de Gustavo Alfaro?

Si le sacamos a Messi, Argentina es un equipo terrenal. Lo tienen a él, que es altamente desequilibrante; tienen un plus. El técnico (Alfaro) tiene con qué (competir). Ante Brasil se empató; muchos dirán que jugaron suplentes, pero sigue siendo una selección poderosa. Entonces, si se pudo hacer un gran partido ante Brasil, el técnico tiene la estrategia para tratar de controlar a Argentina y buscar un resultado favorable.

Comparando los dos comienzos de proceso de Dusan y Alfaro, ¿ve alguna similitud?

Hay una gran diferencia. Lo que veo ahora es que los jugadores llegan con más recorrido, experiencia, más partidos internacionales, algunos juegan en el extranjero, algo que no ocurría con nosotros porque casi todos estábamos casa adentro. En metodología no puedo hacer comparación, pero los jugadores tienen un buen nivel y se adaptan a lo que quiere Alfaro.

¿Se puede soñar con eliminar a Argentina?

Sí, soñar no cuesta nada, pero la realidad indica que por lo menos ante Brasil me quedaron buenas sensaciones, porque vi un Ecuador muy decidido a no perder y, si repiten un partido similar, no puedo decir que se lo pueda ganar, pero sí que podamos conseguir un resultado que nos lleve a la siguiente fase.

¿Qué sintieron cuando Jimmy Izquierdo falló el penal en 1989?

Podríamos preguntarnos qué sentíamos si lo hacíamos porque le habíamos ganado a Uruguay y estábamos motivados e imaginar que después de eso ganar a la Argentina hubiese sido una locura total, vencer a dos gigantes en una misma Copa América hubiera sido extraordinario. Fue una frustración. Si los vencíamos, era algo para recordar; pero el trámite pudo haber dicho otra cosa, quizá no debimos haber perdido, que no pasó, pero tampoco creo que se hubiera ganado porque el partido fue parejo. (D)