Cristiano Ronaldo ha entrado en el negocio de los medios a través de la adquisición por parte de Expressão Livre, un grupo de inversores al que pertenece, de la empresa que gestiona algunos conocidos medios lusos como Correio da Manhã, Record y Jornal de Negócios.

En concreto, Expressão Livre ha adquirido Cofina Media, subsidiaria del Grupo Cofina y que gestiona esos medios.

En un comunicado remitido a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) lusa, el Grupo Cofina informó de que ha cesado su vinculación con la filial, después de que la titularidad de las acciones de Cofina Media fuera traspasada al grupo de inversores.

Publicidad

Expressão Livre está compuesto por varios inversores, entre ellos Cristiano Ronaldo, que arrastraba antiguos roces con Cofina Media, pero que mostró su interés en entrar en su dirección a mediados de este año.

Los accionistas del consorcio mediático aprobaron el pasado 26 de octubre la venta de la totalidad de Cofina Media a Expressão Livre, que, según recordó Jornal de Negócios, ofreció 56,8 millones de euros por las acciones.

El historial de roces de Cristiano Ronaldo, de 38 años, con el canal televisivo de Correio da Manhã se remonta a años atrás e incluso ha pasado por los tribunales.

Publicidad

El incidente más sonado se produjo durante la Eurocopa de 2016 ganada por Portugal, cuando un periodista del grupo se acercó a Cristiano durante un paseo matinal del combinado, tras lo cual el jugador del Al Nassr saudí le arrebató el micrófono y lo arrojó a un lago.

El futbolista incluso llevó el periódico a los tribunales en dos ocasiones, en 2011 y 2015.

Publicidad

“No tengo ningún respeto por ese periódico porque está constantemente inventando noticias, inventando polémicas, inventando una mala relación, un mal ambiente en la selección. Lleva desde que empecé en la selección, atacando constantemente a la selección”, dijo Cristiano en 2014.

También en marzo de 2023, Cristiano no dejó a un reportero de la cadena hacerle ninguna pregunta durante una rueda de prensa, lo que provocó las protestas de las asociaciones de periodistas locales. (D)