Abril evidenció la carrera contrarreloj que disputa la Confederación Sudamericana de Fútbol a 41 días del comienzo de la Copa América, programada en Argentina y Colombia del 11 de junio al 10 de julio próximos.

Mientras que en Argentina, uno de los países sedes junto a Colombia, el mismo Presidente Alberto Fernández puso el pasado 15 de abril en entredicho la realización del torneo, su homólogo Iván Duque lo ratificó en el país andino pese a la pandemia, en una entrevista que concedió a EFE el 20 de abril.

“No quiero frustrar el espectáculo de la Copa América, lo que quiero es que seamos muy sensatos, muy cuidadosos. Tenemos un tiempo por delante para ver cómo evolucionan las cosas y para ver cómo podemos dominar este problema”, expresó Fernández.

“Yo tengo un compromiso muy claro por parte de Colombia con la Conmebol y hemos dicho: estamos preparados para que la Copa América se juegue en Colombia con garantías de bioseguridad. En lo que nos corresponde a nosotros, que es un grupo de cinco equipos, hemos dicho: sí, estamos listos”, manifestó Duque.

Publicidad

Pese al nuevo pico de la pandemia, la Conmebol, en cabeza de su presidente Alejandro Domínguez, ha anunciado que el torneo se jugará y por ello recibió con beneplácito la donación de 50.000 dosis de la vacuna Sinovac con el fin de que todos los involucrados en sus torneos estén inmunizados contra el coronavirus.

La Conmebol anunció la distribución a sus diez asociaciones miembros de las 50.000 vacunas, dosis que tendrán el “nombre y apellido” de las personas beneficiadas.

Las vacunas, que llegaron a Montevideo (Uruguay), quedarán una vez repartidas a cargo de cada asociación, convirtiendo a la Conmebol en la “primera organización civil del mundo en impulsar una campaña de inmunización masiva alcanzando a miles de jugadores, jugadoras, árbitros, técnicos y colaboradores”, indicó el ente en un comunicado.

En ese sentido, la Conmebol reiteró que las “vacunas serán para hacer más seguras las competiciones internacionales”, comenzando con la Copa América 2021, y los torneos masculinos y femeninos ya en curso.

Publicidad

Al respecto, la Conmebol explicó que el protocolo elaborado “prácticamente garantiza que cada dosis tenga nombre y apellido y que no puedan desviarse o emplearse en personas que no forman parte del objetivo de esta campaña”.

Y mientras la COVID-19 sigue haciendo estragos en Suramérica e incluso clubes de Colombia, como el Águilas Doradas, y el Aucas, en Ecuador, tuvieron que afrontar con siete futbolistas dos de sus partidos en sus ligas por múltiples contagios, el balompié hasta ahora parece inmune a volver a detenerse. (D)