Dos tantos de Gerard Moreno, el segundo de penalti, dieron el triunfo al Villarreal en un partido discreto del equipo castellonense, que sufrió mucho en la primera parte ante un Salzburgo superior, pero ante el que reaccionó en la segunda, lo que unido a la ventaja de 0-2 que logró en la ida propició una clasificación tranquila al Submarino Amarillo, pero poco convincente.

Fue titular en el cuadro español el internacional ecuatoriano Pervis Estupiñán, por segunda semana consecutiva en el segundo certamen de clubes más prestigioso de la UEFA. El lateral de izquierda de oficio jugó los noventa minutos en la posición de carrilero -en un sistema inicial 1-4-4-2-, colocado por arriba de Alfonso Pedraza, que se encargó de marcar la punta.

La de este día fue la cuarta presentación del esmeraldeño de 23 años en lo que va de la campaña 2020/21 de la Europa League, en la que acumula 224 minutos.

La primera mitad estuvo controlada por el Salzburgo, que salió con mucha intensidad en pos de un gol que le metiera pronto en la eliminatoria. El conjunto austriaco logró su objetivo, dispuso de buenas situaciones de gol y en un fallo defensivo del portero Rulli llegó el 0-1 marcado por Berisha a pase de Daka.

Publicidad

El Villarreal fue incapaz de reaccionar al tanto y el Salzburgo campó a sus anchas por La Cerámica en una fase del juego en la que siempre estuvo más cerca el 0-2 que el empate porque un Villarreal apático estaba en todo momento a merced de los visitantes.

Aunque pasada la media hora de juego la superioridad del Salzburgo no fue tan insistente, el conjunto de Unai Emery continuaba aletargado y sin capacidad de respuesta, mientras que las llegadas a las proximidades de la portería local eran constantes por parte de los futbolistas de un rival muy consistente en la presión y opciones claras de igualar la eliminatoria.

Sin embargo, en la primera ocasión en la que el Villarreal piso el área del rival llegó el empate tras una buena arrancada de Trigueros con pase a Alcácer, quien cedió a Gerard Moreno, que definió con mucha calidad.

Tras el descanso, las fuerzas estuvieron niveladas. El Villarreal acusó positivamente el tanto obtenido y que sirvió para aliviar sus problemas y el Salzburgo sufrió las consecuencias de haber visto cómo el esfuerzo del primer periodo no había surtido efecto.

Con las fuerzas parejas, el árbitro pitó penalti por una mano de Capoue en el área local, pero revisó la acción y se retractó de la decisión inicial. La jugada dio paso a una fase del juego insulsa, en la que el Villarreal trató de controlar el balón sin demasiadas salidas al ataque, mientras que el conjunto austríaco estaba muy lejos de mostrar la fluidez del primer periodo.

Cuando el encuentro entró en el cuarto de hora final, lo más positivo para el Villarreal era que, a diferencia de la primera mitad, en la segunda había conseguido neutralizar el buen fútbol del rival y avanzar hacia el final del encuentro con holgura en el marcador.

En los minutos finales, el Salzburgo intensificó sus ataques para acortar diferencias y meterse en el encuentro, pero no fue capaz de crear el suficiente peligro ante la meta de Rulli como para tener opciones de entrar el sorteo de octavos de final.

Además, a un minuto del final, el meta Stankovic derribó a Gerard Moreno en el área y el 2-1 subió al marcador tras el penalti lanzado por el propio delantero español.

Estupiñán y sus compañeros del Villarreal estarán atentos al sorteo de los octavos que tendrá lugar este viernes 26 de febrero en la Casa del Fútbol Europeo de Nyon, Suiza. (D)