A meses de llegar a la presidencia de la FIFA, Gianni Infantino consiguió que el Congreso le aprobara elevar los Mundiales de 32 a 48 equipos, con lo cual se pasará de los 64 partidos actuales a 80. Y de 27 días que insumirá Catar 2022 a 39 en 2026. Dieciséis encuentros más significan una millonada de ingresos adicionales. No satisfecho con ello, ahora Infantino quiere duplicar todo organizando el Mundial cada dos años. Muy ambicioso. E insistente. La UEFA y la Conmebol ya le han dicho que están en contra; la FIFpro (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales) y la ECA (Asociación de Clubes Europeos) lo mismo. Y muchas otras voces del mundo del fútbol reprueban la iniciativa. No obstante, Infantino ha comenzado por Sudamérica una gira país a país tratando de convencer a cada asociación de las bondades del proyecto.

Aunque FIFA dijo que el tema está en fase de consulta, va con todo. Infantino no debe ser subestimado, es un hombre que, sin haber presidido nunca un club, una asociación o una confederación, llegó a la presidencia de la FIFA a los 46 años tras una carrera meteórica. Sabe nadar en ese oficinesco mar de intrigas, votos, negociaciones, acuerdos. Es Messi en el mundo de saco y corbata. Habla idiomas, sonríe justo, palmea lindo y tiene la palabra exacta para cada ocasión. Si todos le dijeron de antemano que no y él se empeña en una recorrida mundial de persuasión, es porque advierte que puede ganar. A su vez, si el rechazo universal ha sido tan rotundo y él igual se sube a un avión y recorre los 211 países miembro de la FIFA, los intereses en juego deben ser gigantescos. Aunque señaló que “la prioridad será lo deportivo y no lo comercial”. Sí…

Ahora bien, en un contexto del futbol internacional saturado de partidos y campeonatos, donde los calendarios explotan y los jugadores no dan más, su solución para arreglarlo es agregar un Mundial cada dos años, con lo cual se añaden también las correspondientes Eliminatorias. Y un Mundial ampliado, de 80 partidos. El argumento de Infantino -y del extécnico Arséne Wenger, ahora director de desarrollo de la FIFA- es agregar juegos de más calidad. “Los aficionados quieren ver partidos más importantes”, argumentan. “Y los de un Mundial lo son”.

Wenger es el principal defensor del proyecto y Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, le fue al hueso: “Cuando dirigía al Arsenal, Wenger se quejaba de que la Copa Africana de Naciones se llevaba a cabo cada dos años. Lamentaba que ese torneo continental interfiriera con las temporadas de liga en Europa”.

Los jugadores terminan actualmente cada curso anual con 60 partidos, más de uno por semana, lo cual es muchísimo en el fútbol de alta intensidad actual, además de los viajes y los entrenamientos. Algún mal asesor le sopló a Gianni la idea de comparar el Mundial con el Super Bowl estadounidense. E Infantino se largó: “El Super Bowl se organiza todos los años, ¿por qué no tener un Mundial cada dos?”, declaró. Arreciaron las críticas. El Super Bowl es apenas un juego de un país, la final del torneo de fútbol americano; que es una liga de clubes y que dura muy poco: cuatro meses al año. En volumen es incluso menos que la Champions League, que tiene más participantes y más encuentros. Y la Champions es sólo una de las centenares de competiciones que tiene el fútbol en las 211 asociaciones que lo practican. No pudo elegir un ejemplo peor.

Una verdad escondida es que el fútbol de club ocupa el 80% de la actividad y el de selecciones el 20%. La FIFA no participa económicamente de los torneos de clubes, pero sí del de selecciones, está claro que busca aumentar su trozo de pastel. FIFA dice que, agrupando los partidos de eliminatorias, reducirán los viajes de los futbolistas y esto permitirá más descanso y más fechas libres. La verdad es que quiere achicar las Eliminatorias actuales, pero las asociaciones viven prácticamente de la venta de derechos televisivos, de las taquillas y de la publicidad y mercadeo de las clasificatorias mundialistas, en las que juegan nueve partidos de local. Eso en el caso de Sudamérica. Si les quitan esa entrada deberán compensársela.

Pero, básicamente, un Mundial cada dos años minimizaría a todos los demás torneos, de clubes y selecciones. La centenaria Copa América, si se jugara, perdería gravitación, lo mismo la Libertadores, la Champions. Un Mundial ensombrece todo lo demás. Y otras competencias, como la Liga de Naciones recientemente ganada por Francia, desaparecerían. No hay fechas. Además, los jugadores son siempre los mismos para todo.

Fernando Costa, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, señaló en una entrevista reciente que el tema fue hablado en el ámbito continental y las diez asociaciones están en contra del proyecto. Por eso Infantino viene a persuadirlas una por una, para dividir la opinión.

“No al Mundial cada dos años. El fútbol no es sólo dinero”, es el título de una columna en el diario El País, de Madrid, firmada por Philipp Lahm, el excapitán de Alemania. “Sobrecargar más el calendario internacional afectaría física y mentalmente a los jugadores. Un torneo anual sería como otra red social en el móvil. Nunca ha habido tanto fútbol. Cada día, alguien, en algún lugar, se enfrenta a alguien, y el encuentro se puede seguir en todo el mundo con cualquier dispositivo, ya sea en directo, a la carta, o solamente las mejores jugadas, a través de YouTube, DAZN o Twitter. Y todavía habrá más: pronto la Liga de Campeones dará cabida a 100 partidos adicionales cada año. Nuestra atención colectiva, como la denominan los expertos, va disminuyendo en el proceso, pero es difícil parar esta tendencia”.

Es verdad, a uno se le pasan de largo partidos, resultados y campeonatos. Si el Mundial cada dos años llegara reemplazando otras competiciones, bueno, pero nada desaparece, porque cada torneo es un gran negocio y nadie lo quiere dejar. Simplemente se agregaría. El fútbol está sufriendo una transformación acelerada y no parece que sea para mejor. Esto no pinta bien. (O)