En 2016 se firmó un acuerdo entre Guayaquil City y la empresa encargada de la administración del Parque Samanes para que el equipo de la primera categoría de la Liga Profesional de Ecuador hiciera de local en el estadio Christian Benítez Betancourt. Desde la celebración de ese vínculo hasta la actualidad, la infraestructura del escenario deportivo ha ido evolucionando.

Sin duda, uno de los cambios más llamativos y significativos ha sido el de pasar de césped sintético a césped natural, con la intención de fomentar la buena práctica del fútbol profesional de primera categoría. Por otro lado, no es un secreto que el gramado artificial puede resultar un peligro constante para varios jugadores propensos a lesiones, el bote del esférico no es el mismo, la temperatura de la cancha se incrementa si el sol golpea directamente, entre otras desventajas de utilizar este tipo de superficie.

Al equipo de la ciudad, según declaraciones del gerente general, Gabriel Medranda, a EL UNIVERSO, le compete, por relación contractual, el mantenimiento de las “puertas del estadio hacia adentro”.

El camerino del equipo principal de Guayaquil City. Foto: Xavier Segovia Nevarez

Tenemos un convenio (con la empresa que administra el Parque Samanes) por una vigencia de 20 años que se renovó el año pasado (2020). Ese convenio nos obliga a una inversión mínima anual que nosotros (el club) tenemos que hacer para mantenimiento y mejoras del estadio y de la cancha alterna 1, que es donde entrenan nuestros equipos formativos”, sostiene Medranda.

Publicidad

Una de esas inversiones, comenta, fue el cambio del gramado, y señala que con ese aporte “cubrieron la inversión mínima por tres años”. Y asevera que se han diseñado oficinas y salas de reuniones en sitios que estaban sin adecuar dentro del estadio.

Estadio Christian Benítez. Foto: Xavier Segovia Nevarez

Debido a la primera clasificación a un torneo internacional (Copa Sudamericana) se potenció la iluminación de varios sectores del estadio con luces ledes. Además, las luminarias del campo de juego fueron renovadas, lo cual significó una fuerte inversión para la directiva.

“Fue una inversión verdaderamente fuerte para cumplir con los estándares de Conmebol. Teníamos 700 luxes (cantidad de nivel luminoso que se proyecta en una superficie) en el promedio de iluminación de la cancha y tuvimos que mejorar hasta un mínimo de 1000 luxes (30 % de incremento)”. Con un resultado global de 5-1, los ciudadanos quedaron eliminados en la ronda clasificatoria del certamen internacional en manos de Aucas.

Por otro lado, adelanta que para el 2022 se tiene planificada la “actualización de las salas de profesores” y “modernizar el camerino de árbitros con pantallas”.

El gramado del estadio Christian Benítez luce impecable.

En cuanto a los planes para seguir renovando el estadio, Medranda comenta que para el 2022 se prevé la “modernización de las zonas al interior de las tribunas; lo que no se ve, pero se usa”, como el gimnasio y los camerinos.

Sobre otro tipo de arreglos para el escenario deportivo, anticipa: “Para el 2023 vamos a planificarnos para cambiar la pista de atletismo, que tiene algunos años sin ser atendida. Durante el 2022 vamos a llamar a un concurso de proveedores para escoger al que más se adapte”.

Este proyecto se diseña “con la única intención de cumplir el convenio y de tener en buen estado las instalaciones del estadio”, sentencia Medranda al ser consultado si habría la intención de realizar torneos de otra índole. Asimismo, se realiza para cumplir con las observaciones que hacen los administradores del Parque Samanes. (D)