La designación de Diego Lara como árbitro central del partido entre Nueve de Octubre y Orense SC, válido por la undécima fecha de la Liga Profesional de Ecuador (LigaPro), que se disputó en el estadio Modelo Alberto Spencer, sigue dejando secuelas. En principio, los octubrinos solicitaron el cambio de réferi para este compromiso debido a “constantes errores arbitrales en varias fechas”. Y se señalaron dos “antecedentes”: primero, “el señor Lara expulsó, injustamente, a nuestro jugador Orlin Quiñónez en la fecha 9, fase 1 de la presente temporada”; y, por otro lado, “en la última fecha disputada (décima de la segunda etapa), Independiente del Valle vs. Manta, le anuló un gol de manera indebida y antirreglamentaria al equipo visitante”.

Dos días después del compromiso fue el turno de Orense. Y es que el elenco machaleño, mediante un comunicado oficial compartido en sus redes oficiales, mostró su “inconformidad” con el referato de Lara en Guayaquil. El resultado final fue de 3-1 a favor de los porteños y la visita sufrió la expulsión de Julio Angulo a los 69 minutos.

“Queremos hacer pública nuestra inconformidad con el arbitraje de la terna conformada por los señores Diego Lara, Edwin Bravo y Alejandro Lupera, quienes fueron los jueces el pasado sábado 23 de octubre en el partido que disputamos frente a Nueve de Octubre en condición de visitante”, sostuvo el club en la misiva.

Se añade lo siguiente: “Nos sentimos perjudicados ante las erradas decisiones del juez central, las mismas que incidieron directamente en el resultado del partido, denotando desconocimiento del reglamento y falta de personalidad”.

El cuadro verde solicita que “se impongan sanciones ejemplificadoras”, como también exigen que “nuestros derechos no sean vulnerados” con la intención de “poder competir dentro del marco de la justicia”.

“Presentaremos ante la Comisión Nacional de Arbitraje (CNA) el reclamo formal oportuno, de acuerdo a lo establecido en los reglamentos”, concluye el comunicado.

El jueves 21 de octubre, en una de las ventanas del domicilio de Lara, en el sur de Quito, dejaron un paquete que contenía un documento y dos balas, para una pistola calibre 45. En el escrito se aseguraba que era enviado por parte de “la hinchada” de la escuadra celeste y blanco.

La amenaza se dio luego de la carta que el club Nueve de Octubre envió el miércoles a la CNA. (D)