El técnico argentino Pablo Vitamina Sánchez, que dirigía al Palestino chileno, será el encargado de asumir las riendas de Liga Deportiva Universitaria de Quito después de la salida del entrenador español Josep Alcácer, que fue despedido tras no alcanzar los resultados esperados.

El club ecuatoriano hizo oficial la incorporación de Vitamina Sánchez el jueves en un mensaje en redes sociales, después de que el argentino ya confirmase horas antes a algunos periodistas locales que iba a firmar por Liga de Quito.

“Estamos seguros de que, con tu capacidad y compromiso, alcanzaremos nuestros objetivos”, señaló el club quiteño en su comunicado.

Publicidad

Vitamina Sánchez inició su carrera como técnico en Argentina en los clubes Banfield (2007) y Rosario Central (2008), mientras que también tuvo dos etapas en Bolivia al mandoo del Oriente Petrolero (2009 y 2019-2020).

El grueso de su carrera se ha desarrollado en Chile, donde dirigió a Universidad de Concepción (2013-2014), O’Higgins (2015), Everton (2016-2018), Deportes Iquique (2019), Audax Italiano (2020-2021) y Palestino (2023-2024).

Liga de Quito será la primera experiencia de Vitamina Sánchez en Ecuador, donde se enfocará en preparar la segunda parte de la temporada, en la que el club quiteño buscará ganar la segunda fase de la Liga Pro ecuatoriana y avanzar en la Copa Sudamericana a partir de la repesca de octavos de final.

Publicidad

“No es demasiado complicado aceptar la oferta de Liga: sus títulos hablan por sí solos. Puedo decir que hoy dirigí a un campeón de Libertadores”, expresó durante su presentación.

“Me tuve que transformar en un DT pragmático. Dirigí seis equipos en el fútbol chileno de distintas características. Me tocó ir adaptándome a lo que había; me tocó ser más defensivo; en otros momentos, más ofensivo. Si uno pudiera elegir, quisiera ser un equipo más ofensivo y protagonista, que creo que vamos a poder lograr con este equipo”, añadió.

Publicidad

Durante la rueda de prensa, Sánchez, abierto al diálogo, respondió a una polémica pregunta de un periodista que hacía referencia a una posible salida si en determinados números de partidos no conseguía resultados.

“Nadie se prepara para morir. Yo no me preparo para perder cinco partidos, sino para que mi equipo sea competitivo”, concluyó. (D)