Domingo 03 de febrero del 2013 Gente

Andrés Sandoval vive apasionado su carrera

Stephanie Gómez Cantos

El colombiano Andrés Sandoval participó en el desfile de moda de CityMall.

El colombiano Andrés Sandoval participó en el desfile de moda de CityMall.

El protagonista de las telenovelas La Prepago, que se transmite actualmente en Teleamazonas, y Corazones Blindados, en TC Mi canal, visitó por primera vez Ecuador para ser parte de un desfile de temporada en el centro comercial CityMall, el pasado jueves.

De aspecto sencillo y mirada firme, el actor colombiano, que en su adolescencia (ahora tiene 31 años) fue vocalista de su propia banda de música, conversó con este Diario en su rápido paso por Guayaquil, y asegura que desea fotografiar –una de sus pasiones– y conocer las ruinas de Ingapirca y las islas Galápagos.

Su rostro y su trabajo no son desconocidos en el país, en especial por las mujeres, que lo han visto interpretar a Antonio (Rosario Tijeras), Fernando (Tres Milagros), David (La Prepago) y el sargento Raúl Ávila (Corazones Blindados), producciones que ha estelarizado y que lo han llevado a ganarse un lugar entre sus seguidoras, a quienes siempre trata de responder a través de redes sociales como el Twitter.

Sus inicios en la actuación, dice, se dieron a los cuatro años, cuando participaba en las obras del jardín de infantes y al igual que ahora, era el protagonista en esas intervenciones. En el colegio continuó con esta actividad y a los 17 años comenzó a estudiar teatro. “Esto es lo que he hecho siempre. Comencé a trabajar como actor, primero fui estudiante, también he sido profesor, luego como asistente de dirección y, finalmente, en dirección, lo que me ha llevado a tener mi productora audiovisual”, cuenta Sandoval, quien esperaba probar el tigrillo, plato típico ecuatoriano, antes de regresar a Colombia.



En la productora al igual que su reciente trabajo en Corazones Blindados, son espacios en los que el amor está presente. Majida Issa, su coprotagonista en esta telenovela, es su pareja sentimental en la vida real.

“Primero compartimos el amor mutuo por la profesión. Ella es una de las grandes sorpresas en mi vida, nos encontramos. Es sorpresa, porque primero estudió con mucho respeto y pasión la carrera (...). Entonces, cuando tú tienes en común algo, con alguien tan fuerte, te das cuentas que es delicioso. Nos la pasamos haciendo el amor y no la guerra”, revela.

Su relación con Issa, confiesa, es la primera que nace en medio de un set de grabación. Asegura que nunca antes mantuvo una con alguien del medio. “Descubrir eso fue extraño. Siempre ha sido el profesionalismo antes que las emociones, pero en este caso se mezclaron y de tal manera que teníamos escenas en las que nos besábamos como personajes y se sentía distinto; y cuando nos damos un pico como personas decíamos: mirá, besás muy rico, que dicha”, comenta entre risas.

La televisión llegó a su vida por casualidad. Cuando tenía 14 años, hizo de extra en una producción, en la que lo eligieron mientras pasaba por las calles donde se realizaban las filmaciones. En el 2000, empezó a aparecer en series y telenovelas como Héroes de turno, Amor sin remedio, Padres e hijos. De ahí vinieron La Jaula, El vuelo de la cometa, Juego limpio, Novia para dos, entre otras.

Aunque acaba de finalizar la grabación de La Prepago, uno de sus proyectos más próximos viene con la posibilidad de realizar una segunda temporada de Corazones Blindados. El teatro, la pasión y droga más poderosa para todo actor, como él define, también forma parte de sus planes. Intervendrá en la obra Incendios, dirigida por el mexicano Miguel Ángel Rivera. Pero una de las metas que espera materializar este año es en una película en la que compartirá roles con el actor Marlon Moreno, protagonista de la telenovela El Capo.

Enlace corto: