Se apagó la gran voz de Ecuador Martínez

A los 90 años falleció en Milagro el locutor Ecuador Martínez. A los 90 años falleció en Milagro el locutor Ecuador Martínez. Columnista Ricardo Vasconcellos R. se pronuncia sobre el fallecimiento del locutor Ecuador Martínez. Columnista Ricardo Vasconcellos R. se pronuncia sobre el fallecimiento del locutor Ecuador Martínez.
A los 90 años falleció en Milagro el locutor Ecuador Martínez.
A los 90 años falleció en Milagro el locutor Ecuador Martínez.
A los 90 años falleció en Milagro el locutor Ecuador Martínez.
A los 90 años falleció en Milagro el locutor Ecuador Martínez.
Columnista Ricardo Vasconcellos R. se pronuncia sobre el fallecimiento del locutor Ecuador Martínez.
Columnista Ricardo Vasconcellos R. se pronuncia sobre el fallecimiento del locutor Ecuador Martínez.
Columnista Ricardo Vasconcellos R. se pronuncia sobre el fallecimiento del locutor Ecuador Martínez.
Columnista Ricardo Vasconcellos R. se pronuncia sobre el fallecimiento del locutor Ecuador Martínez.
3 de Agosto, 2012
3 Ago 2012

Una leyenda del periodismo nacional, Ecuador Martínez Collazo, acaba de rendir tributo a la vida. La noticia nos ha conmovido, especialmente a los viejos aficionados al fútbol que recordamos las incomparables narraciones de los juegos en la voz de quien fue, y seguirá siendo, el maestro del relato deportivo radial.

El 30 de junio de 1948 Barcelona ganó 5-4 a Deportivo Cali en un tiempo en que empezaba a enhebrarse la idolatría. La fecha tuvo otra trascendencia histórica: ese día nació a la locución deportiva el más grande narrador nacional de todos los tiempos: Ecuador Martínez. En medio de las crónicas sobre el Barcelona de Romo, el Pibe Sánchez, Benítez, Montalván, Solís, los Cantos, Jiménez, Chuchuca, Vargas y Andrade, EL UNIVERSO destacaba el hecho así: “Esta fecha trae para la afición deportiva la grata nueva del debut oficial de Ecuador Martínez, prestigioso elemento de la locución comercial ecuatoriana, locutor de primera fila en el personal de CRE y caballeroso animador de programas de memorable calidad artística. Ecuador ingresa a las filas de los astros de la locución futbolística animado de los más sinceros deseos de satisfacer, en la medida de lo posible, las exigencias del entusiasta público que, fecha a fecha, sigue de cerca el desarrollo de nuestros campeonatos anuales, y es de suponer, dadas sus magníficas facultades personales, que Ecuador Martínez será, después de poco tiempo, una verdadera figura de continentales relieves”.

La premonición de este Diario se tornó pronto una realidad. Ecuador Martínez hizo de la narración deportiva un auténtico arte. Si no íbamos al estadio buscábamos en el dial la voz de Martínez tan llena de tonalidades agradables. Nada escapaba a su ojo avizor, a su inteligencia intuitiva, a su espíritu crítico y a sus agudezas ingeniosas. Hizo escuela. Oyéndolo a él se forjaron magníficas voces del relato.

Obtuvo fama en el exterior y no fueron pocas las ofertas de grandes emisoras del continente para tenerlo en sus filas. Cosa rara en nuestro medio en que cada día más se glorifica a los mediocres y se niega a los valores auténticos.

No fue en la narración la que marcó el ingreso de Ecuador a la radio. Al inicio de la década del cuarenta a otro gran maestro, Paco Villar, lo incorporó al radioteatro en el elenco que hacía ‘El Teatro en su Hogar’ en radio El Telégrafo. Allí debutó en la comedia Un Burro y Tres Baturros con Villar, Elsy Vidal, Enrique Vega y Lucho Martínez. Humberto Romero Gálvez lo llevó después a radio Oriente para que hiciera los comerciales. Lucho Alcívar Elizalde lo incorporó luego a CRE.

Pero la gran casa de Ecuador Martínez fue el Sistema de Emisoras Atalaya. Fue allí donde labró la gran popularidad y la admiración de que gozó toda su vida. Imposible igualar la sintonía masiva de la ‘Cabalgata Deportiva Gillete’, de Atalaya, con Ecuador en el relato, comentarios de Miguel Roque Salcedo y comerciales de Humberto Romero y Enrique Vega Ruilova.

Fue el narrador de la primera expedición internacional de la radio ecuatoriana en el exterior cuando en 1957 Atalaya transmitió la Copa América de Lima. Junto a él estaban los comentaristas Voltaire Paladines Polo y Miguel Roque Salcedo, y en los comerciales Jorge Cortez.

Si hay algo inolvidable en su carrera fue la narración del gol del padre Bazurko en la hazaña de La Plata, cuando Barcelona venció a Estudiantes y acabó con el invicto de este equipo en su casa en la Copa Libertadores. No había transmisión de TV en directo, de modo que la victoria torera (0-1) de 1971 nos llegó en la voz de Ecuador. Varias canciones se grabaron con su relato y el comentario de Arístides Castro, eternizados en aquel grito: “¡Benditos sean los botines del padre Bazurko!”.

El país lo recordará siempre por la emoción que nos entregaba en los deportes. Por su aporte a la cultura desde la teatralización radial de novelas de grandes autores universales y porque dirigió su radio Atalaya, de Milagro, pensando en el bien común y no en réditos personales por más de medio siglo.

Se apagó la gran voz de Ecuador Martínez
Columnistas
2012-08-03T06:03:27-05:00
Una leyenda del periodismo nacional, Ecuador Martínez Collazo, acaba de rendir tributo a la vida. La noticia nos ha conmovido, especialmente a los viejos aficionados al fútbol que recordamos las incomparables narraciones de los juegos en la voz de quien fue, y seguirá siendo, el maestro del relato deportivo radial.
El Universo