Fotogalería de la boda de Guillermo y Catherine

El pastel de boda de los príncipes Guillermo y Kate tuvo hasta ocho niveles, de un blanco pulcro por fuera, de chocolate por dentro y con todo lujo de detalles: motivos florales y el sello de la Casa Real, sostuvo en su portal Andina, agencia peruana de noticias.

El nivel más alto no lo coronó la figurita del novio y la novia, sino un elegante brote de flores. En el Palacio de Buckingham, y para 650 de los 1.900 invitados a la boda, se realizó el almuerzo que la reina Isabel II brindó en honor a la nueva vida que comienza su nieto Guillermo junto a la princesa Kate.

En esta reunión fue donde se sirvieron el pastel de bodas y el pastel de galletas de chocolate. La gran torta fue diseñada por Fiona Cairns.

La decoración del pastel de bodas fue de crema y se acompañó de hielo blanco, técnica inventada por José Lambeth. En ella hubo 900 flores individuales de 17 variedades diferentes. Tuvo una corona alrededor de la mitad de la torta.

El otro pastel, de galletas de chocolate, fue creada por Cake McVitie y fue una receta de la propia Familia Real. Fue pedida especialmente por el príncipe Guillermo. Toda la actividad la amenizó Claire Jones, el arpista oficial a Su Alteza Real, el príncipe de Gales.

Según la página oficial del enlace, las bandejas del menú incluyeron ensalada de cangrejo en limón, terrina de pato con frutas, rollo de queso de cabra con nueces caramelizadas, palitos de queso, salmón ahumado escocés y remolacha, tartas en miniatura con berros y espárragos, langostinos con mayonesa de limón, paletilla de cordero, asado de filete de carne, mousse de rábano picante, paté de frutas de naranja, tartelett de crema quemada, pasión de frutas con chocolate negro, chocolate praliné con frutos secos, espárragos escalfados con salsa holandesa, huevos de codornices con sal de apio, entre otros canapés.