Proyectos.  Intervenir como actriz y productora en una película es uno de los proyectos que espera cristalizar en este año. 
 
Estaba levantada desde las 03:00 y a las 21:00 del pasado jueves, tras arribar a Ecuador, la actriz venezolana Ruddy Rodríguez aún se mostraba llena de energía.

“Es porque siempre tomo vitaminas”, bromeó y se comparó con una florecita silvestre que está fresca durante 13 o 16 horas, pero que después de ese tiempo empieza, como los girasoles, a mirar hacia el piso.

Su conversación es agradable, Ruddy es espontánea y, pese a su trayectoria y fama, sumamente sencilla. Al país llegó acompañada por su novio, el torero colombiano Juan Rafael Restrepo, quien comparte su naturalidad. Se conocieron hace quince años, anotó la actriz y él reveló que antes de dedicarse al toreo ejercía la odontología. “Yo le arreglaba los dientes”, dijo y Ruddy empezó a reír.

Publicidad

Para la protagonista de ‘La ex’, telenovela que transmite Ecuavisa y en la que encarna a Amada Otero y a Miranda (la conciencia de la primera), volver a Ecuador siempre es grato. No lo hacía desde hace tres años cuando vino a impulsar una campaña social de la fundación El Camino a la Felicidad, de la cual es miembro. “Y volé en parapente hasta Olón”, contó develando su apego por los deportes, las aventuras y los riesgos.

Invitada por Ecuavisa, como parte de la celebración de los 40 años del canal, Ruddy vino para presentar ayer el monólogo  Una mujer con suerte, que le escribió su hermano, el dramaturgo Romano Rodríguez.

“Él vio en mí la comedia que yo no había visto”, refirió e indicó que cuando él le participó la idea, ella le refutó alegando que los monólogos se escriben a las grandes estrellas o actrices consagradas. “Tú lo eres”, le respondió el escritor, entonces aceptó llevarlo a las tablas.

Publicidad

A esta venezolana de ojos vivaces, sonrisa diáfana y figura envidiable, Una mujer con suerte  la devolvió al teatro, del que se había desligado quince años atrás. “Y ya llevo seis rodando el monólogo. Hemos estado en Panamá, Los Ángeles...”.

Justamente fue gracias al monólogo que pudo hacer comedia en ‘La ex’. “Antes le tenía un poquito de miedo al ridículo, pero ya no. Ahora me burlo un poquito más de mí”. Agregó que en el pasado no confiaba mucho en ella porque siempre encarnó a la niña buena y bonita, “y de repente sacar ese monstruo que una lleva dentro (se refiere a Miranda) me hizo crecer como profesional”.

Publicidad

Aseguró que ‘La ex’ fue la experiencia más espectacular que ha tenido. Alguna vez dijo que dejaría las telenovelas y la prensa lo tomó de manera literal, “cuando en realidad a lo que me refería es que en adelante me gustaría encarnar solo personajes tan divertidos como Amada y Miranda”.

De Amada se identifica con el esfuerzo de lograr sus metas, pues se define como una persona que se marca propósitos y no declina hasta conseguirlos. “De Miranda aprendí muchas cosas. Me encanta, pero yo no soy así de loca. La veo como un ser libre. Ella me dio libertad para actuar”. 

Tras grabar en Argentina la versión latina de la serie estadounidense ‘Desperate Housewives’ (‘Amas de casa desesperadas’), Ruddy enfrenta un nuevo reto: encarnar a Gilma Zuleta en el filme La ministra inmoral, adaptado del libro de la escritora Celmira Zuluaga.

Privacidad

Aunque es muy espontánea, Ruddy Rodríguez confesó que prefiere reservarse aspectos íntimos de su vida. Lleva once meses de relación sentimental con el torero Juan Rafael Restrepo y no le gustaría ser la versión moderna de Rocío Jurado y Ortega Cano.

Actividad
El novio de la actriz no está dedicado a la actuación, pero sus caballos han aparecido en telenovelas colombianas y él ha hecho de doble de jinetes. 

Publicidad