Crítica: Roberto Bolaños y la City Band

28 de Agosto, 2018 - 00h00
28 Ago 2018
Sergio Pérez
28 de Agosto, 2018
28 Ago 2018

Con Miguel Aguirre en la batería, José Olvera en el bajo, Alonso Flores en congas, Paomin Canchón en teclados, Danny Bajaña en el piano, Manolo Castro, una estrella en la guitarra eléctrica, Antonio Vilafruela en trombón, André el Cóndor en trompeta y el dúo de Marvila Ortega y Ramón Zambrano en coros, la City Band, con su líder Roberto Bolaños en saxofón, se tomó el escenario en la terraza del centro comercial Alhambra, en la vía a Samborondón, para hacer un tributo a Luis Miguel con un sorprendente Martín Guerrero cantando a la altura del original.

Con todas cantadas al amor llegaron rápidamente a la famosa No sé tú con Roberto Bolaños en el escenario tocando un EWI (Electronic Wind Instrument), que tiene una diversidad de sonidos; la mayor reacción del público ocurrió cuando se unieron el cantante excepcional con Manolo en la guitarra y Roberto Bolaños soleando espectacular en el saxo como chillando lamentos.

Los manerismos vocales de Martín Guerrero llevaron al público a un clímax de euforia con La incondicional y la intervención de Manolo Castro, Roberto Bolaños, y un solo de José Olvera en el bajo. Tú y yo, lenta y suplicante, fue un espectáculo aparte de Roberto Bolaños gimiendo poderosamente en saxo alto y escobillas en batería, definitivamente una afirmación indiscutible del líder.

La sección de mariachi con seis violines, dos guitarras y un guitarrón fue un bonito cambio en la melodía y el tempo con Si nos dejan y Échame a mí la culpa, la más típica, coreada, y Suave. Pero los boleros a continuación fueron lo mejor con Inolvidable sobresaliendo como bolero rítmico, especialidad de Luismi y Manolo Castro soleando, por fin, en Cuando calienta el sol. (O)

Crítica: Roberto Bolaños y la City Band
Música
2018-09-25T11:38:47-05:00
Se tomó el escenario en la terraza del centro comercial Alhambra, en la vía a Samborondón, para hacer un tributo a Luis Miguel con un sorprendente Martín Guerrero cantando a la altura del original.
El Universo