Dr. Eduardo Santillán
Ph.D. Neuorpsiquiatra - Terapeuta

Los celos en la pareja son una serie de emociones comunes y naturales. Pero con frecuencia  menuda, si estos celos se convierten en una obsesión sin razón, pueden llegar a destrozar una relación.

Entre los sentimientos de celosía demoledores se encuentran aquellos que son retroactivos, es decir los celos que radican en el pasado de la pareja, especialmente en sus relaciones sentimentales anteriores.

Publicidad

Estos celos retroactivos se conocen como el Síndrome de Rebecca. En este caso, los motivos que llevan a los celos son las relaciones que la actual pareja mantuvo en el pasado. La persona que sufre el síndrome de Rebeca no puede dejar de pensar en estas relaciones que ya existieron. El ‘fantasma’ de las historias de amor anteriores, aunque ya no estén presentes, se convierte en tal obsesión que no deja que reine el equilibrio en la pareja actual. Este síndrome no solo atormenta a quien lo sufre, también a su pareja.

El ser que sufre el síndrome de Rebecca investiga compulsivamente la vida de la pareja anterior de su novio/a o cónyuge, incluso obligándole a perder el contacto con su pasado. Se trata de situaciones incoherentes, pues el miedo al abandono, acaba concluyendo la relación, por el cansancio de soportar tal obsesión y reproche constante por parte de su pareja afectada. ¿Cómo actuar frente a este trastorno? Si su pareja sufre de celos retroactivos es importante que no se culpe a sí mismo/a. Todos tenemos un pasado e historias de amor anteriores, que son parte de la propia experiencia y que llevan a una persona a ser quien es en la actualidad.  (O)