Publicidad

La esquina del idioma

¿Es bacinilla o bacenilla?, ¿existe la palabra vasenilla?

¿Es bacinilla o bacenilla?, ¿existe la palabra vasenilla?

En el lenguaje espontáneo del Ecuador suele usarse la palabra  bacenilla  para referirse a un receptáculo de metal, plástico, loza u otros materiales, que antiguamente servía para hacer las deposiciones o evacuaciones del vientre.

En la actualidad este recipiente aún es útil para asistir a los niños pequeños, ancianos y personas enfermas, especialmente, en las zonas rurales; pero en las áreas urbanas es casi inusitado.

Sobre su escritura (con be o con uve) y sus variantes (bacinilla, vasenilla, bacenilla, etc.) hay mucha información en los buscadores de internet; por lo tanto, en casos   de estas características es mejor analizar los componentes de la palabra. Veamos:

Publicidad

  Bacinilla   está constitu ida por   bacina   y el su fijo   -illa .  Al revisar los sentidos de sus elementos enc ontramos que  bacina  equivale a ‘vas ija o bacía’ y que -illa tiene valor diminu tivo o afectivo. Esto indica que bacinilla es una vasija o bacía pequeña. 

También se podría decir que    bacinilla    está compuesta por   bacín   e  -illa , pero esto no cambia el  sign ificado expuesto en el párrafo anterior. Otro sustento sobre la licitud de su escritura es que  bacinilla  consta en el Diccionario de la lengua española  (2014). 

Con respecto a la variante  bacenilla , esta se publicó en el Diccionario manual ilustrado de la lengua española  (1927); asimismo figura en el Dicc ionario de americanismos  (2010). En estas obras académicas constan con el sentido de ‘bacinilla’; incluso, se puntualiza que bacenilla es un vulgarismo que se emplea en las zonas rurales de algunos países americanos.

Aunque  bacinilla  y bacenilla son de empleo c omún, no es adecuado decir que la voz vasenilla no existe, pues en el preciso instante en que un grupo de hablantes la emplea, el término en cuestión cobra vida en esa comunidad de habla.

Lo importante es tener claro qué vocablos son de uso estándar, culto, coloquial o vulgar. Con estas pistas, los usuarios de la lengua tenemos la última palabra. (F)

FUENTES:
Diccionario manual e ilustrado de la lengua española (1927), de la Real Academia Española; Diccionario de la lengua española (2014) y Diccionario de americanismos (2010), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?