Galardonada con un premio honorífico del festival de cine de San Sebastián, la actriz estadounidense Sigourney Weaver aseguró este miércoles que ya es hora de que una mujer como la candidata demócrata Hillary Clinton llegue a la Casa Blanca.

“Es muy emocionante que ahora en nuestro país, a pesar de los altibajos, nos estamos dando cuenta que ya hace tiempo que deberíamos haber tenido una mujer presidenta”, aseguró la actriz en una conferencia tras presentar su última película, “Un monstruo viene a verme”, del español Jose Antonio Bayona.

Adelantándose a las elecciones, Weaver dio incluso como ganadora a Clinton frente al republicano Donald Trump mientras hablaba sobre la crisis de los refugiados.

“No puedo pensar nada más espantoso que ser madre de una familia, no tener un país, una casa, vivir en estos campos si tienes suerte, sin ningún país que te quiera (...) Espero que con la presidenta Clinton desarrollemos una actitud más compasiva”, dijo

Publicidad

ROMPE ESTEREOTIPOS

En 1979, con 20 años, la actriz llegó por primera vez a San Sebastián para presentar la primera entrega de la saga Alien, “El octavo pasajero.” Cuatro décadas después vuelve con una extensa y aplaudida carrera a sus espaldas para recoger el premio honorífico Donostia.

“Estoy impactada, emocionada (...) Me encanta trabajar en España, siento que España tiene una relación muy especial con las películas. Aquí se consideran una forma artística, no sólo comercio”, dijo.

El festival valoró su contribución a romper los estereotipos de género con el papel heroico de la teniente Ellen Ripley, antes reservado para hombres.

“Las mujeres, como las mujeres saben, somos fuertes, somos el pegamento que mantiene al mundo unido”, aseguró la actriz de 66 años, muy cercana con periodistas y admiradores que aplaudieron con fuerza la emotiva película “Un monstruo viene a verme.”

Se trata de un drama fantástico basado en la novela homónima de Patrick Ness en la que un joven adolescente recurre a la fantasía y los cuentos para conseguir superar el cáncer de su madre. Weaver interpreta a su abuela, que debe hacerse cargo de él.

La estadounidense situó al director español al mismo nivel que otros realizadores con los que ha trabajado, como Ridley Scott o David Fincher. “Su talento es único, de una manera muy española, con mucha pasión, confianza y honestidad”, dijo. (I)