El hallazgo de un pequeño pez que trepa por las paredes subterráneas de una cueva en Ecuador sorprendió a investigadores que aseguraron no haber visto un vertebrado actuático con esa característica.

Así lo reseña la BBC Mundo que se hace eco de lo que los científicos llamaron el pez escalador. El descubrimiento fue en un sistema de cuevas cerca de Tena, provincia de Napo.

Un grupo de exploradores observó al pez que se movía cerca de un flujo vertical de agua –que los geólogos llaman colada- y algunos individuos incluso estaban tres metros más arriba del suelo de la cueva.

Tomado de la BBC Mundo

Publicidad

Además de ser la primera observación documentada de esta habilidad para escalar, supone para los expertos un comportamiento "nunca antes visto en esta especie diminuta de peces camchimala, también llamados bagres o peces gato", indica la BBC Mundo.

"Cuando llegamos al lugar, había cuatro peces trepando la cascada subterránea, y para cuando saqué mi pequeña cámara solo quedaba uno sobre la roca", explicó a BBC Mundo Aaron Addison, quien filmó al notable escalador.

"Trepan en las dos direcciones. Al comienzo del video, este pez en particular iba hacia arriba, pero durante la filmación, comenzó a descender (probablemente por nuestas luces brillantes)", indicó.

"Lo realmente interesante es que lo que pensamos que sería una barrera para estos peces -una gran cascada- no es un obstáculo para nada. ¡Navegan hacia arriba y hacia abajo como quieren!", agregó

El pez, Chaetostoma microps, es miembro de la familia de loricáridos naturales de la parte alta de la Cuenca del Amazonas, que se encuentran en algunas zonas de Ecuador y Perú.

Gráfica tomada de la revista Subterranean Biology

Publicidad

Se alimentan de algas con sus bocas con forma de ventosa, que también utilizan para adherirse a superficies como las de rocas o árboles en las partes más rápidas de los flujos de agua.

Sin embargo, lo que más interesó a los científicos es el lugar en el que vieron al pez escalador, ya que esta especie solo había sido observada en aguas sobre la superficie, no en una cueva subterránea.

"No es tan sorprendente encontrar otro loricárido que trepa rocas. Lo sorprendente es el entorno en que lo hace", dijo Geoff Hoese, naturalista y autor principal del estudio publicado en la revista especializada Subterranean Biology.

"Es una observación significativa que amerita una investigación para saber por qué están allí", añadió. (I)

(Tomado de la BBC Mundo)