Las representaciones imaginativas de una sociedad futura de características idealizadas sirven para impulsar el avance de las sociedades. Pero, el empeño de alcanzarla en la práctica excluye de la ecuación componentes de la realidad que son contrapesos y que deben ser admitidos en la búsqueda de la anhelada justicia social.

Ecuador llegó a un nivel de violencia repudiable creado por actores que han sabido manipular la insatisfacción social, persiguiendo dominar la escena política e irrespetando la voluntad de la mayoría expresada en las urnas. Ante ello cabe responder con claridad y habilidad política en prevención de un mal mayor.

¿Cómo quedaría el país si se permite que se impongan de manera irracional exigencias que, en nombre de defender a un sector postergado, en la práctica echaran al traste los mecanismos formales que se requieren para funcionar en un entorno de interacción y globalización?

Por parte de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) podría admitirse que a su dirigencia le falten elementos para dimensionar de forma práctica que el cumplimiento de sus exigencias inflexibles no son viables sin afectar el funcionamiento del país y del resto de los ecuatorianos. El señor Iza admite responsabilidad sobre la violencia desatada, al pedir a sus manifestantes formar corredores humanitarios para que pasen convoyes que son atacados al intentar llevar provisiones, combustibles, medicinas y oxígeno a ciudades y poblados sitiados, incomunicados y desabastecidos.

Publicidad

Pero al correísmo, el otro responsable de crear inestabilidad, no se le puede atribuir ingenuidad ni desconocimiento; su accionar ha demostrado ser consciente, planificado, para crear el pretendido descalabro democrático orquestado con representación de los legisladores de UNES, en la Asamblea Nacional, y con la suma de otras voluntades conquistadas que hasta ayer maniobraban en pos de la revocatoria del mandato al presidente de la República.

¡La justicia social no se concibe sin democracia, y esta necesita ser defendida! (O)