Hemos estado acostumbrados a que el retorno a clases sea un motivo de revisión, desde varias perspectivas, de las condiciones en las que se enseña y aprende. En esta ocasión se adicionan otros elementos que refuerzan la necesidad de que esa revisión sea más profunda y se haga con mayor proyección.

La pandemia de COVID-19, superada o no, es un aspecto importante a evaluar, no solo por si se mantiene el uso de mascarillas en las aulas y en el transporte escolar pero no en los recreos, o la insistencia en vacunar a los menores de edad, sino por las repercusiones asociadas, como los resultados del aprendizaje por vía telemática durante dos años, la nivelación de conocimientos y cómo prepararse, desde el sector educativo, para nuevas pandemias.

Sin duda, hay que tener en cuenta el impacto psicosocial de la no presencialidad en los estudiantes, y la preparación de los docentes para situaciones similares en lo posterior, así como integrar en la planificación la participación de los padres de familia o representantes de los educandos, sin dejar de atender, a la par, las carencias de infraestructura.

Es deseable que se evalúe cuáles han sido las enseñanzas en general que a las autoridades educativas y a los docentes les han dejado dos años de pandemia, confinamiento y clases telemáticas, y cómo estas experiencias pueden aprovecharse para realizar adecuaciones prácticas al sistema de enseñanza-aprendizaje.

Publicidad

Otro gran desafío es reintegrar al sistema educativo a los niños y jóvenes que abandonaron los estudios durante la pandemia por diversos motivos, entre ellos, la falta de conectividad, de recursos tecnológicos para recibir clases por vía telemática o por la pérdida de familiares que les permitían el acceso a la educación.

Sería fabuloso que se diera un despertar de conciencia desde diversos sectores para poner atención suficiente a la educación de niños y jóvenes, como factor primordial para que la mayoría de la población aprenda a descifrar la realidad del entono y con en base en ello se apreste a mejorarla. (O)