Personas que no son doctores ‘recomiendan’ ungüentos que se pueden preparar en la casa con productos de cocina, con hielo, mentol, etc., para curar enfermedades. ¡No hagan caso, es peligroso! No se ‘automediquen’, vayan a buscar médicos a las casas de salud.

Ciertas personas no tienen cosas buenas que hacer, cuelgan por internet notas, para hacer bromas. También por la televisión existen espacios publicitarios con hombres con terno para dar seriedad falsa, algunos hablan rápido como extranjeros de un país vecino del norte, muestran muchos productos: cápsulas, cremas, líquidos para tomar, líquidos para aplicarse en el cuerpo, polvos, parches con ungüentos, goteros con ciertos preparados, etc., dicen que pueden curar todas las enfermedades en niños, jóvenes, adultos, dando sus números de teléfonos, direcciones, donde pueden comprarles. Presentan testimonios de personas que supuestamente estuvieron muriendo, pero sanaron por consumir uno de los productos. ¿Quién controla esto? ¿Quién ha realizado en Ecuador el estudio científico, el control de calidad, la efectividad médica, de los productos que venden libremente?

De otro lado, por las calles, en ciudadelas, circulan en baja velocidad camionetas, carros, con altoparlantes, voces de hombres de dicho país vecino del norte, llaman al pueblo con objeto que les compren pomadas que ‘sanan’ todo, que tienen baba de caracoles, marihuana pura, etc. ¿Qué dicen el Ministerio de Salud, Vicepresidencia, Policía, colegio de médicos, etc.? (O)

Bolívar Gavilánez, Guayaquil