Robos, hasta cuándo. Nuevas modalidades, nuevas víctimas, nuevas crónicas rojas. Autoridades no informan al público las bajas en la delincuencia, no de los maleantes que aumentan el número sus víctimas asesinadas, sino de las bajas de las cifras de delitos debido a la captura y sentencias de muchos años de cárcel para los delincuentes.

En Ecuador, los asambleístas que solamente se pasan discutiendo por llevarse la mejor troncha deben hacer la ley de cadena perpetua. Los delincuentes de todas las nacionalidades (América, Europa, Asia, África) ingresan libremente a Ecuador para aliarse con asesinos, ladrones, secuestradores nacionales; y el hampa se multiplica. No vemos resultados de que este problema lo detenga nadie. Los robos, asaltos, delitos, estafas, extorsiones, hackeos, también son cada vez más numerosos por medio de internet, no solo a personas si no a instituciones.

No toco a la otra delincuencia de cuello blanco y corbata, ya que es obvia por todos los medios de comunicación, la de ciertos políticos y funcionarios que se toman los dineros del pueblo y tienen inmunidad, o huyen por techos para vivir como reyes en el extranjero y no regresar, o regresar después de algunos años como unos ‘héroes’ que sufrieron de una ‘persecución política’. (O)

Annabel Reyes de Reyes, Daule