Hoy día, lunes 2 de agosto, se cumplen los 80 años del combate de Yaupi–Santiago, en la provincia de Morona, donde encontrándose como comandante de un destacamento en el río Santiago el joven militar ecuatoriano, subteniente Hugo Ortiz Garcés, ofrendó heroicamente su vida defendiendo nuestra heredad territorial, en un breve pero desigual combate por la abrumadora superioridad en efectivos y capacidad logística del ejército enemigo, las fuerzas militares peruanas.

El subteniente Ortiz Garcés, posteriormente declarado Héroe Nacional, cayó en combate con visos de leyenda el 2 de agosto de 1941, tres días antes de cumplir sus 21 años de edad, pues había nacido en Guayaquil el 5 de agosto de 1920 y, coincidentemente, en la misma fecha en la que 131 años antes, se había producido otro hecho trágico que recuerda nuestra historia: el asesinato en Quito (2 de agosto 1810) de los patriotas partícipes del Primer Grito de la Independencia del 10 de agosto de 1809.

Sepultado con los altos honores militares por los soldados peruanos en el lugar de su heroica muerte, fue exhumado y llevado a la ciudad de Quito en 1943.

Posteriormente, fue ascendido post mortem al grado de teniente (mediante Decreto Ejecutivo N.º 113).

Sus restos fueron depositados en el Templete de los Héroes del Colegio Militar de la capital del Ecuador, donde reposan hasta la actualidad.

El trigésimo quinto presidente estadounidense J. F. (John Fitzgerald) Kennedy dijo: “Una nación se revela no solo por los hombres que produce, sino también por los hombres que honra, los hombres que recuerda”.

Dicha frase es muy válida y muy aplicable en este luctuoso aniversario, y en momentos en los que nuestro país, Ecuador, necesita de patriotas de esta índole para salir adelante. (O)

Enrique Fernando Suárez Salazar, policía, Quito