Resido en Milagro dedicado a la agricultura, sembrando arroz en un terreno de mi propiedad. Tengo 76 años. Al enterarme de los ‘préstamos de la oportunidad’ en el BanEcuador, presenté mi solicitud en Naranjal, adonde pertenece mi terreno; lo primero que me dijeron fue que por mi edad no soy sujeto a crédito.

Luego, uno de mis hijos, ingeniero agrónomo que trabaja conmigo, solicitó un crédito de tres mil dólares. Según las autoridades del Gobierno nacional, el trámite es inmediato (dos o tres días), pero lleva dos meses desde que entregó la solicitud; la única respuesta que dieron es que el gerente del banco ha renunciado. Cómo quisiéramos que alguna vez haya funcionarios públicos y autoridades diligentes que comprendan las necesidades del pueblo, en este caso, de los agricultores.

Así como me dijeron que no tengo derecho a recibir un crédito, es preferible que de una vez por todas digan a mi hijo si puede o tampoco puede acceder a dicho préstamo bancario. (O)

Jorge Alfredo Escobar Sotomayor, agricultor, Milagro