Con respecto al proyecto del quinto puente al sur de Guayaquil, doy mis puntos de vista para evitar a futuro lamentemos errores fundamentales, considerando la experiencia obtenida luego de la construcción de los puentes sobre los ríos Daule y Babahoyo (de la Unidad Nacional, en el norte de la ciudad), actualmente en funcionamiento.

En 1965 cuando se estaban proyectando dichos puentes hubo diversas opiniones del número de vías que debía de tener, dijeron que tres carriles, finalmente fueron construidos con cuatro carriles, dos en cada sentido. Más adelante hicieron ampliaciones porque el tráfico vehicular aumentó. Ahora usan el mismo criterio, tres carriles para el proyecto del quinto puente sur en Guayaquil, lo que resulta insuficiente por la experiencia vivida. Actualmente el tráfico por la vía Perimetral ha aumentado, de modo que los cuatro carriles actuales son insuficientes, lo que continuamente causa accidentes. Por lo tanto, es urgente la construcción del puente al sur de la ciudad para complementar a la vía Perimetral, teniendo en cuenta la experiencia con los puentes de la Unidad Nacional.

El profesor Riccardo Morandi, autor de los estudios previos a la construcción del puente de la Unidad Nacional, con experiencia de haber proyectado más de mil puentes en todo el mundo, puso fin a la controversia de la cantidad de carriles que el puente debía tener, luego de magistral explicación en la Universidad de Guayaquil en 1965.

En cuanto al financiamiento de la obra, es factible hacerlo con el pago de peaje, ya que cuando se terminaron los puentes sobre los ríos Daule y Babahoyo (1970) se cobró peaje y su amortización se estimaba en plazo de 20 años, pero por el imprevisto aumento del tráfico, en 8 años estuvo pagado. (O)

Arístides Antepara Erazo, ingeniero, exintegrante del equipo fiscalizador de la construcción del puente sobre los ríos Daule y Babahoyo; Guayaquil