A nuestro próximo presidente, Guillermo Lasso, y a sus asesores y equipo de trabajo les pido que por moral y ética nacional emitan un decreto ejecutivo de emergencia a la Contraloría General del Estado, pues lo que acaba de desmantelar en esta la Fiscalía General del Estado, encabezada por su titular, doctora Diana Salazar, es muy grave, de conmoción pública institucional; dado que ciertos funcionarios están presuntamente involucrados en actos de delincuencia organizada, corrupción.

Es inaceptable que los que tienen la gran responsabilidad constitucional y legal de controlar, auditar y dirigir políticas para que no se rifen los recursos públicos; no lo hayan hecho y que sus glosas e informes estén amañados, maquillados. Conozco de abogados, personas, denuncias de que los han glosado y procesado por un ínfimo valor y hasta por miles de millones de dólares; hay maestros, enfermeros, oficinistas, etc., que pasan calvarios administrativos y judiciales, y hasta estas glosas son hereditarias, o sea las de un padre al fallecer, pasa a sus hijos quienes están prendados por el Estado y la Contraloría. Esto, presidente electo, Lasso, es un abuso del sistema de control, es no tener seguridad jurídica y principio de proporcionalidad.

Lo investigado en el caso Las Torres revela que el que tiene padrinos se salva de los informes de responsabilidad penal y civil, y por glosas. Todos esos informes de indicios de responsabilidad penal y civil, glosas, etc., deben volverse a revisar con auditorías, así deban empezar de cero, así se caigan los juicios y los procesados e investigaciones, así salgan libres. Hay duda razonable, el árbol está contaminado y sus frutos también. El nuevo gobierno deberá poner en orden la casa donde se supone nace y practica la transparencia, y por ética no deberá seguir de subrogantes en subrogantes puestos por favores políticos; como mínimo estos deberán tener una especialidad en auditoría forense contable, o en finanzas públicas, derecho administrativo, civil y penal; no ser simplemente aliados del gobernante. Veamos si la razón, moral y decencia, junten a los mejores ecuatorianos en el próximo gabinete para salir de toda esta corrupción que hace daño al Ecuador. (O)

Freddy Javier Santos Ycaza, Guayaquil