PET Scan

14 de Febrero, 2019
14 Feb 2019
14 de Febrero, 2019 - 00h36
14 Feb 2019

El PET Scan es una máquina de monitoreo nuclear que permite detectar y medir con precisión la actividad oncológica en el paciente. A diferencia de las máquinas de resonancia magnética, el PET Scan no solo dimensiona los tumores, sino que además mide cuán activos son los tumores. En las placas se representa dicha actividad con escalas cromáticas que permiten establecer cuán avanzado está el proceso de degeneración oncológica.

Enfrentamos el cáncer de mi esposa por primera vez cuando aún vivíamos en Auburn, Alabama. Además de su actividad universitaria, Auburn da servicios y hospedaje y atención a personas de la tercera edad, que bajan de los estados norteños para vivir sus años dorados en los agradables climas del sur. Auburn, con apenas 65.000 habitantes (una población equivalente a la de Puerto Francisco de Orellana), contaba con cinco máquinas de PET Scan. En el Ecuador contemporáneo, que ya pasó la barrera de los 17 millones de habitantes, tenemos apenas dos de esas máquinas.

Una de esas máquinas se encuentra en las instalaciones que Solca tiene en Guayaquil; la otra se halla en Quito, en el Centro de Medicina Nuclear del IESS. La máquina de Solca funciona con relativa eficiencia. En los cuatro años que llevamos luchando contra esta traumática enfermedad, nos han cancelado citas dos o tres veces, solamente. Sabemos que en el caso de la máquina PET Scan del IESS es un poco más complicado; que su funcionamiento es más irregular, que suelen lidiar con problemas técnicos, falta de operadores, y demás complicaciones que suele tener el manejo de la salud en el sector público. Sabemos que existe una organización privada que en la actualidad está realizando las gestiones necesarias para abrir un tercer centro de diagnóstico oncológico con este tipo de equipos. Sin embargo, por tratarse de equipos de medicina nuclear, estos permisos toman un tiempo considerable.

Este tipo de máquinas son indispensables para poder dar seguimiento a aquellos casos oncológicos que tienen comportamiento anómalo. Con estos registros los médicos pueden saber si los tratamientos prescritos a sus pacientes están funcionando o si deben replantearse los medicamentos usados en el tratamiento. La labor de Solca es admirable. Con sus limitados recursos ha logrado atender de manera regular a los miles de pacientes que acoge a nivel nacional. Sin embargo, es necesario hacer conciencia de lo necesario que es que se facilite la implementación de este tipo de equipos a nivel nacional, tanto por parte del sector público como del sector privado.

Dos PET Scans para 17 millones de ecuatorianos no son suficientes. Cada una de estas máquinas tiene un costo de 10 millones de dólares, aproximadamente. Imaginen ustedes, si el Gobierno anterior, en lugar de desperdiciar nuestros recursos en tanto edificio inútil, lo hubiera invertido en equipos como los PET Scans. Por culpa de la sede de la Unasur, ese edificio abandonado en los desiertos de la Mitad del Mundo, perdimos la oportunidad de comprar cuatro máquinas de PET Scan. Imaginen cuántos equipos médicos se hubieran adquirido con la plata desperdiciada en aplanar el suelo de la inexistente Refinería del Pacífico y demás atracos semejantes.

Cojamos conciencia del perjuicio del que fuimos víctimas hace pocos años. (O)

PET Scan
PET Scan
2019-02-14T00:36:00-05:00
El Universo

Te recomendamos