Corrupción sin querer queriendo

Sábado, 13 de Enero, 2018 - 00h00
13 Ene 2018
Sábado, 13 de Enero, 2018 - 00h00
13 Ene 2018

La lista de corrupciones es larga en el campo económico y fuera de él. Cito algunas.

1) Lavamanos. Justificar corrupción con corrupción: “Otros también robaron”. 2) Expulsión de indígenas de tierras ancestrales. 3) La opresión racista: “Indios nomás son”. 4) Contaminación de fuentes de agua y daño ambiental. 5) Acciones causantes del cambio climático. Este cambio impide un ambiente sano. 6) Poder sin control. Concentración de facultades es corrupción corruptora. 7) Falsificación de documentos. 8) Cuentas e inversiones en “paraísos fiscales”. 9) Desviar el uso de los aportes al IESS; bienes de los ciudadanos. 10) Decretos de emergencia, para realizar y encubrir actos dolosos. 11) En Petroecuador. 12) En la Refinería de Esmeraldas. 13) Opresión de la libertad de los medios de comunicación. 14) Concesión de ciudadanía a Julian Assange sin los méritos necesarios y a pesar de menospreciar a Ecuador al que llamó “insignificante” y de abusar del asilo. En el siglo XXI la dignidad de Ecuador ha retrocedido al siglo XIX, porque RR.EE. fue usada partidariamente. 15) Sacrificar en nombre de la libertad la libertad de cultivar, o no, un credo religioso.

Hay que conocer las causas para combatir acertadamente la corrupción:

Pobreza: los pobres general mente son honrados. Casi todo rico busca más. (Urgente o extrema necesidad) (presión del ambiente) (las siguientes ideologías): 1ª. Hacerse un dios a su imagen. 2ª Derechos sin deberes. 3ª “Comamos y bebamos, mañana moriremos”.

Acciones correctoras: juicio justo, multa, prisión, devolución de lo injustamente adquirido.

¿Por qué, a pesar de estas acciones, la corrupción “borra y va de nuevo?

La práctica de un agricultor da elementos de respuesta: preparar unos terrenos y otros no; sembrar con unas semillas cuidadas y con otras no cuidadas; podar algunas plantas; a unas liberar de insectos, a otras no. ¿Y? Las plantas con cultivo, buena semilla y suficiente abono superando viento, sol, lluvia, dan fruto.

Toda comparación cojea. En esta miramos que el remedio ni el fruto están en las ramas, sino en el cuidado de la raíz y de la semilla: en la educación familiar y escolar.

Todos necesitamos motivaciones para actuar hoy, mañana y pasado mañana.

Los gobernantes tienen la obligación de poner cimientos para el futuro. Deben preparar a los ciudadanos para afrontar los desafíos cambiantes a lo largo del camino. Algunos revolucionarios exigen derechos (bien), pero no las correspondientes obligaciones.

Una educación integral es la raíz insustituible, no solo para corregir la corrupción en sus diversas expresiones, sino también para apreciar la propia identidad, desarrollar las propias potencialidades, producir más y distribuir mejor, libremente relacionados.

El programa educativo, opresivo de lo nuestro, preparado desde fuera para los países llamados subdesarrollados, cumple la finalidad de alejar a personas de presentes y futuras generaciones del desarrollo integral de sus potencialidades, para tenerlas sutilmente sometidas a sus intereses.

El sistema colonial no ha muerto; reaparece con nombres ambiguos: “progresista” –¿hacia qué, hacia dónde?–, “conservador” –¿de nuestra identidad?–.

Me pregunto: ¿es mera coincidencia que ciudadanos del llamado “primer mundo” se esfuercen desde organismos internacionales en trasladar a nosotros ideologías que los han envejecido? (O)

Corrupción sin querer queriendo
La lista de corrupciones es larga en el campo económico y fuera de él. Cito algunas.
2018-01-13T00:00:54-05:00
El Universo

Te recomendamos