Eran las 20:30 del viernes 8 de septiembre cuando en la cuarta etapa de El Recreo, en el cantón Durán, los disparos alarmaron a quienes circulaban por la avenida principal de la zona.

En el lugar, un hombre que estaba parado junto a un quiosco de comidas rápidas fue acribillado. Recibió dos tiros en la cabeza y dos en el pecho, mientras que la mujer que estaba junto a él fue baleada por la espalda cuando trataba de alejarse.

La pareja murió en la concurrida calle e inmediatamente se cerraron los negocios y los transeúntes se alejaron.

Publicidad

La gente se encerró en su casa hasta que llegó la Policía, contó una moradora que explicó que los asesinos huyeron a pie y más adelante se subieron a un vehículo que los esperaba.

En el lugar, los agentes levantaron seis indicios balísticos y los cuerpos fueron embarcados en el vehículo de Medicina Legal, pero antes de llegar al anfiteatro el carro oficial tuvo que hacer un recorrido por varios sectores de Guayaquil, pues prácticamente de forma simultánea se reportaron otros cinco casos.

‘Joaquín recibió más de ocho tiros en un ataque que no era para él’: en el Guasmo lamentan saña con la que mataron a niño

Desde las 20:00 hasta las 21:30 del viernes siete personas murieron de forma violenta en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón).

Publicidad

En la calle Costanera, en Mapasingue, fue asesinado anoche con un tiro por la espalda un hombre que salía de un callejón. Foto : Francisco Verni Foto: El Universo

En La Prosperina, un hombre fue baleado. En Mapasingue, por la calle Costanera, otro hombre perdió la vida cuando salía de una estrecha calle y recibió un tiro por la espalda.

En el Guasmo se reportó otro crimen y cerca de ahí, en el distrito Esteros, hubo otro asesinato.

Publicidad

La última de las escenas en ser visitada por personal de la Dinased fue en la cooperativa Balerio Estacio. Ahí, a las 22:00 llegaron los agentes para levantar el cuerpo de un hombre al que mataron con varios piedrazos.

En la cooperativa Balerio Estacio, un hombre fue asesinado a piedrazos la noche del viernes 8 de septiembre. Foto: Cortesía

En una calle de difícil acceso estaba el cadáver, junto a varias rocas con sangre, sin embargo, no había nadie en la vía. Todos los vecinos estaban encerrados en sus casas y hasta con las luces apagadas.

Parecía un barrio fantasma, mencionó un policía y contó que no se obtuvo ningún testimonio, por lo que se levantó el cadáver y finalmente los cuerpos llegaron a la morgue de Guayaquil pasadas las 23:00. (I)