Esmeraldas

Con un impacto de bala falleció el taxista Arturo Mejía Roque, de unos 60 años, mientras se daba un asalto a unas personas en la esquina de las calles Manuel Muriel y avenida Libertad, de la ciudad de Esmeraldas.

Este crimen sucedió cerca de las 12:00 de este jueves 11. En ese instante, la víctima conducía su propio vehículo tipo taxi, disco 14 de la operadora Auto Taxi de Esmeraldas.

Testigos presenciales relataron que, según el conductor, pasaba en el momento del atraco y al parecer observó a los presuntos delincuentes cuando recibió el impacto.

Publicidad

La bala ingresó por la segunda ventana lateral derecho del automóvil y terminó en la parte frontal de la cabeza del taxista.

Tras aquello, la víctima trató de salir del lugar del incidente, pero murió luego de rodar el vehículo a un costado del parterre, frente al edificio de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT).

Uno de los directivos de la operadora de transporte relató que Arturo Mejía fue socio durante tres décadas y actualmente figuraba como vicepresidente de la cooperativa.

Diego Ascazubi, jefe policial de Criminalística, refirió que fueron alertados a través del ECU911 de esta emergencia con una persona herida en el interior de un taxi. “Sería una muerte colateral por un disparo de arma de fuego, cuando ocurrió el asalto”, aseveró.

Publicidad

En lo que va del año se han registrado 293 asesinatos en la provincia verde, según informes de la Subzona 8. La mayoría de estos crímenes fueron selectivos por diversas circunstancias y que están en investigaciones.

En uno de los recientes operativos, personal policial realizó la aprehensión de un ciudadano por el presunto delito de porte y tenencia ilegal de armas de fuego, en el centro de la capital esmeraldeña.

Como evidencias se encontró un arma de fuego, trece municiones y un vehículo.

En Atacames, también se detuvo a otro ciudadano por transportar siete cajas de cincuenta balas cada una.

El arma de fuego será analizada por personal técnico especializado a fin de determinar su utilización en hechos violentos. (I)