Un juez de Guayaquil sentenció a trece años con cuatro meses de prisión a Carlos R., acusado de abusar sexualmente de su hija.

El hecho ocurrió cuando la abuela de la víctima fue convocada por los profesores del colegio donde estudia su nieta. Ellos señalaron que la niña contó el abuso sexual que sufría a una de las maestras de la institución.

Le comentó que su padre comenzó con los abusos desde que tenía 11 años. Él le hacía creer que “lo que hacían era algo normal”.

Publicidad

Cuando la pequeña trataba de protegerse y reaccionar ante la situación, el agresor la amenazaba con matarla si contaba a alguien lo sucedido y le decía que también atentaría contra la vida de su madre.

Un caso de violencia sexual usando inteligencia artificial se reporta en un colegio, en Quito

Según denuncia presentada por la abuela de la afectada, el ahora sentenciado es padre biológico de la víctima.

La Fiscalía inició una investigación con esa información y asistió con protección médica y psicológica a la víctima.

Publicidad

En audiencia de juzgamiento, el fiscal del caso presentó las pruebas que evidenciaron la participación del sentenciado en el delito.

Entre los diez testigos convocados se contó con los agentes investigadores, médicos peritos, trabajadora social, la progenitora y la abuela de la niña.

Publicidad

Un hombre que abusó de niña durante la pandemia fue condenado a 22 años de prisión, en Los Ríos

También se presentó la denuncia, los informes de rasgos de personalidad del procesado, el certificado de nacimiento y la reproducción del testimonio de la víctima.

El Tribunal de Garantías Penales acogió en su totalidad las pruebas presentadas y dictó sentencia condenatoria como autor directo y también le impusieron una multa de cuarenta salarios básicos y $ 5.000 como reparación integral a la víctima. (I)