Santa Elena

El terror se apoderó de los habitantes de Ballenita durante la noche del sábado 28, a eso de las 20:50, tras registrarse un doble crimen.

Todo empezó cuando una camioneta Ford roja, doble cabina, circulaba por la avenida Francisco Pizarro. Dos cuadras más adelante del comisariato de la zona, el vehículo fue interceptado por cinco hombres que iban a bordo de dos motocicletas.

Los gatilleros o sicarios dispararon al automotor, en cuyo interior iban cuatro personas, quienes, al parar la marcha de la camioneta, se bajaron para intentar escapar de la muerte.

Publicidad

Uno de los hombres que iban en la camioneta intentó ingresar a una vivienda, pero los asesinos lo remataron y este quedó al pie de la casa, cerca a la carretera.

Otro de los hombres corrió 100 metros más adelante de donde mataron a la primera víctima e ingresó al sector denominado Portal de Ballenita, pero los asesinos le dieron alcance y lo acribillaron en una esquina oscura.

Los testigos narraron que escucharon cerca de 30 disparos y compararon aquel estruendo con los fuegos artificiales que se escuchan en fin de año.

Uno de los ocupantes del vehículo, un joven de 20 años, se metió debajo de la camioneta, mientras que una mujer corrió hacia la parte posterior de una casa.

Los moradores activaron la alarma comunitaria y eso hizo que los sicarios huyeran sin acabar con la vida de todas las personas que iban en la camioneta.

Según los moradores, los asesinos querían dispararles a todos los ocupantes del carro.

Publicidad

La ambulancia que llegó al lugar de los hechos se llevó al joven de 20 años que tenía varias heridas al hospital Dr. Liborio Panchana, mientras que la chica resultó ilesa.

Ella gritaba mientras decía que uno de los muertos era su conviviente.

Escenas de dolor se vivieron cuando llegaron los familiares y reconocieron a las víctimas.

El fiscal Juan Pablo Arévalo arribó al sitio, pero evitó pronunciarse sobre el tema.

Los fallecidos fueron identificados como Julio Tapia Cedeño, de 28, y José Loja Murillo, de 24 años.

Agentes de Criminalística recogieron más de quince indicios balísticos y llevaron a la Policía Judicial (PJ) la camioneta que tenía los vidrios trizados y orificios en la puerta. (I)