Para la familia Abarca Mero, febrero ha sido un mes de angustia, de diligencias, de tocar puertas en varias instituciones en búsqueda de ayuda.

Ricardo Abarca cuenta que desde la desaparición de su hijo, Roberto Abarca Mero, de 31 años, la vida les dio un giro inesperado.

Pero la mañana de este martes 28 de febrero la tranquilidad volvió ya que luego de 19 días el joven apareció.

Publicidad

Joven desaparecida en Sauces 9, norte de Guayaquil, fue encontrada en Daule

El jueves 9 de febrero, Roberto, graduado como ingeniero en Negocios Internacionales, fue captado por cámaras de seguridad en la avenida Barcelona, al frente de la garita número dos del estadio Monumental Banco Pichincha, del Barcelona Sporting Club, alrededor de las 13:40.

Cerca de ese sector cumplió con un trámite.

Según las imágenes captadas, él estaba en una parada de buses urbanos, aparentemente a la espera de una unidad.

Publicidad

Foto: El Universo

“Se acerca el bus de la línea 49 y en eso se pierde la imagen, porque esas son cámaras rotativas, no son fijas, entonces, no se lo ve subir. Se ve que el bus se parquea, se ve que él está ahí parado, se presume que probablemente tomó ese bus. Luego la cámara se mueve y cuando va a la misma posición ya no se lo observa”, relata el padre del joven.

Esa fue la última vez que se supo del paradero de Roberto. En estos 19 días se han seguido varias pistas hasta que finalmente el joven apareció la mañana de este martes.

Publicidad

Ricardo comenta que en este lapso recibieron un par de contactos de gente que al aparecer pretendía sacar provecho de la situación.

“La Dinased me ha dicho que no conteste ni responda ese tipo de llamadas, porque en el texto del mensaje uno se da cuenta de que es gente que quiere simplemente extorsionar”, expresa el hombre.

Menciona que la Dinased estuvo trabajando en el caso de su hijo al igual que en el de muchas otras personas reportadas como desaparecidas en estos días.

Una joven fue secuestrada en Sauces 5 cuando llegaba a su casa; exigen 50.000 dólares para liberarla

“Es una situación ahora bastante frecuente lamentablemente”, dice el padre de familia y añade que su hijo no había recibido amenazas.

Publicidad

Roberto no tiene esposa ni hijos, vive con sus padres. El día que desapareció vestía jean, gorra negra y camisa de color turquesa. (I)