Este 20 de octubre se cumplen cuatro años de la muerte de Andrés De la Torre, el motociclista que iba por el kilómetro 4,5 de la avenida Carlos Julio Arosemena rumbo al trabajo, a las 07:00, cuando fue impactado por el profesor Iván Vaca, el hombre de 81 años que fue trasladado hace 10 días a la Penitenciaría tras ser detenido para que cumpla su condena de 5 años por el accidente.

La defensa de Vaca apeló dos veces y el caso llegó hasta la última instancia, en Quito. Una sala de casación ratificó la sentencia de 5 años y se emitió la boleta de detención contra el adulto mayor, que a los 76 años conducía un carro y que se había cambiado de carril de forma intempestiva golpeando a Andrés De la Torre. Eso dice el informe del perito.

Profesor de literatura cumple condena por accidente de tránsito con muerte en cárcel de Guayaquil. Cortesía.

Silvia Cedeño, exesposa del fallecido, contó que Andrés, entonces de 47 años, era vendedor en una empresa de embutidos y que mantenía a sus dos hijas, una de ellas tiene 25 años y una discapacidad intelectual del 91 %. “La última vez que lo vi fue la noche anterior al accidente. Trajo las medicinas de la bebé y se despidió”.

Ella mencionó cómo ha afectado a sus hijas y a los padres de Andrés la serie de mentiras que se han difundido en redes sociales, pues se dijo que el motociclista se pasó la roja y que había impactado al profesor Vaca. También se dijo que Vaca no se había fijado y que por eso huyó del lugar.

Publicidad

“Si lo quieren sacar, sáquenlo. Pero tampoco mintiendo e intranquilizando la paz que habíamos alcanzado”, dijo Silvia mientras cuida de su hija. Ella aclara que el accidente ocurrió en el puente, donde no hay pares, ni semáforos y que Vaca habría cambiado de carril para esquivar un bache.

Eddy González junto al profesor Iván Vaca. Cortesía.

Hasta la foto del bache presentaron en el expediente, un vigilante que lo alcanzó dijo que el señor (Vaca) estaba nervioso y que lo primero que le dijo fue ‘¿está vivo o muerto?’, no puede decir que no lo vio al padre de mis hijas”, manifiestó Silvia.

La exesposa de Andrés aseguró que al profesor primero le ordenaron que le pongan el grillete, y nunca se lo pusieron. Dice que luego le ordenaron arresto domiciliario y no lo respetó. “El señor estaba en la calle e incluso manejando”, sostuvo.

La mujer explicó que durante los cuatro años que han pasado no ha recibido ni un centavo de Vaca y que ella y la familia han asumido el altísimo gasto de su hija especial.

La madre de la joven gasta cerca de 600 dólares mensuales en medicinas e insumos, sin contar los exámenes, porque indica que el seguro social no atiende a los hijos de los trabajadores fallecidos.

Sobre la petición de indulto que se ha viralizado, Silvia está de acuerdo. Le da pena que un hombre tan mayor esté preso, pero considera que antes deben pagar la indemnización a la familia o al menos que cubra parte de los gastos de su hija menor.

La jueza que llevó el caso en Guayaquil calculó una indemnización de 80.000 dólares como reparación a la familia de Andrés. Los abogados del profesor Vaca dijeron la mañana de este lunes que se pondrán en contacto con la familia de la víctima para negociar y pagarle. (I)