Ricardo Antonio Pérez, de 25 años, llevaba una semana internado en un centro de rehabilitación cuando murió en extrañas circunstancias la tarde del lunes 6 de septiembre.

Aunque durante el levantamiento del cadáver no se encontraron huellas de violencia, la autopsia reveló que la causa de muerte fue un golpe en la cabeza.

El cuerpo del joven fue hallado por la Policía sobre un colchón sucio en el patio del centro que no tenía permiso de funcionamiento, explicó el coronel Max Rojas, jefe de la Dinased de la Zona 8.

Rojas sostuvo que el interno pudo haber recibido un golpe con un objeto pesado o haberse caído de cabeza.

El establecimiento, ubicado en el bloque 9 de Flor de Bastión, fue clausurado.

Los vecinos de Flor de Bastión contaron que una vez que los agentes retiraron el cuerpo de Pérez, los otros pacientes y los directivos del centro salieron corriendo con mochilas.

La esposa del fallecido ahora pide que se investigue el hecho. (I)