Más de trescientos policías y militares realizaron la tarde de este martes un megaoperativo en el Guasmo, sur de Guayaquil, incluyendo el sector Punta Arrecha, zona cercana al estero Salado.

Con apoyo de maquinaria pesada del cabildo, las autoridades se encargaron de la destrucción de reductores de velocidad elaborados con sogas y cemento, y también rejas instaladas como obstáculo en las vías.

Estos impiden las rondas policiales y la pronta intervención policial en las zonas del Guasmo, entre esas el sector de Punta Arrecha, cercanas al estero Salado.

Publicidad

Militares vuelven a salir a las calles de Guayaquil en medio de una compleja situación delincuencial

José Luis Erazo, jefe del Distrito Sur de la Policía, que contó con 100 uniformados de la institución, dijo que la misión era destruir muros que se han creado como un mecanismo de aislamiento fuera del orden público.

Esta tarde, el jefe policial calculó que se destruyen alrededor de 50 obstáculos que limitan las acciones de seguridad.

Controles también incluyeron zona del estero Salado. Andrés Bajaña Foto: El Universo

“Más que una disminución de velocidad, esto se vuelve un punto aislado en donde no se puede realizar patrullaje por la altura de los muros, dificultando a los equipos de reacción tácticos para que puedan llegar de manera inmediata”, aseguró, sin presumir el origen del financiamiento de esta clase de muros.

Publicidad

No obstante, el jefe policial detalló que estos muros facilitan que los grupos delictivos puedan tener más seguridad en el desarrollo de sus actividades ilícitas. A su vez, resaltó la importancia del despliegue policial y militar tomando en consideración que el circuito Guasmo acumula cerca del 58 % de muertes violentas del Distrito Sur.

En las intervenciones, los agentes detectaron varias cámaras de seguridad que estaban instaladas en postes de hormigón en la vía pública y que retransmitían las imágenes en una vivienda.

Publicidad

A ese predio, agentes policiales y militares ingresaron con la autorización de la persona que tenía las llaves del lugar. Ese sitio tenía doble puerta metálica separada por un pasillo. Allí se levantó la información de grabaciones de cámaras de seguridad que estaban en las inmediaciones del lugar, incluso una estaba a varias cuadras de distancia.

Las Fuerzas Armadas apoyaron con 180 efectivos en tierra y 20 en dos lanchas en la zona del estero, indicó el coronel Eduardo Espín, jefe de operaciones del Comando Operacional n.° 2 Occidental. Ellos acompañaron el recorrido por varias calles del Guasmo, donde los moradores se apostaron en las aceras, ventanas y balcones a observar el operativo.

Las autoridades presumen que estos muros también podrían servir para que los grupos delictivos ganen tiempo en su huida hacia el estero Salado, en caso de operativos.

“La Policía, Fuerzas Armadas y el Estado ecuatoriano no van a permitir que existan miniestados o donde ellos quieran hacer imperar la delincuencia y el crimen”, dijo Erazo en el recorrido. (I)

Publicidad