Agentes policiales detuvieron a ocho personas que se dedicaban supuestamente al robo en camaroneras asentadas en el golfo de Guayaquil.

La tarde del pasado viernes, en las inmediaciones de la isla Bellavista, los sospechosos que se trasladaban en una lancha rápida fueron interceptados con 3.000 libras de camarón que habrían sustraído de piscinas de cultivo del crustáceo perteneciente a uno de los predios privados.

Edison Núñez, jefe de operaciones de la Subdirección de Investigación de Delitos Contra la Propiedad Brigada Anticriminal (Siprobac) en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), indicó que esta organización solía identificar las camaroneras que no contaban con seguridades, ingresaban a los predios y cargaban quintales del producto en lanchas rápidas.

“El saco con balanceado lo usan para que al llegar a la piscina el camarón se aglomere y poder realizar la pesca, posteriormente realizaban la carga en diferentes costales para que estos sean embarcados y darse a la fuga del sector”, dijo, y agregó que usaban vestimentas tipo overoles negros para ingresar a zonas lodosas y no ser identificados por guardias que merodean los exteriores de las camaroneras.

Publicidad

En poder de los aprehendidos se encontró la mercadería, el medio de transporte fluvial, un motor fuera de borda, dos armas de fuego y radios de comunicación, señaló.

Representantes de camaroneras han denunciado varios robos en la zona del golfo de Guayaquil, indicó Núñez, quien sostuvo que las afectaciones económicas son grandes, sin especificar una cantidad.

Un afectado por el reciente caso dijo que los daños son “cuantiosos” por los robos que han sufrido las camaroneras que se ubican en la zona del golfo en los 18 años que lleva dedicado a ese negocio.

“Este no es el único grupo, es una delincuencia organizada despiadada porque portan armas y no se toman el corazón para matar a una persona”, expresó, y agradeció el respaldo policial por la captura de los ochos antisociales.

Los sospechosos fueron llevados a la Policía Judicial de la Zona 8, en el oeste de Guayaquil, a fin de resolver su situación judicial, la noche del pasado viernes. (I)