Lejos de sospechar el peligro al que se exponía, una mujer abordó un supuesto taxi informal en las inmediaciones de un centro comercial ubicado en la avenida Francisco de Orellana y Carlos Plaza Dañín, norte de Guayaquil. Ya en la unidad, otros tres sujetos se subieron al vehículo con la aparente complicidad del chofer y los cuatro violaron a la mujer, de nacionalidad venezolana.

El hecho ocurrió el sábado 6 de agosto, alrededor de las 21:15, según la denuncia presentada ante la Fiscalía, en la que consta que el conductor del carro habría permitido el ingreso de dos hombres a la altura del parque de la Kennedy y más adelante subió al carro un tercer agresor.

La violación de esta mujer, profesional de la medicina, se habría producido mientras daban vueltas por la ciudad en el vehículo. Los antisociales se turnaban y, una vez consumado el delito, la mujer fue abandonada en el sector de la autopista Narcisa de Jesús.

Padre que violó a su hija recibió 22 años de cárcel y $ 340.000 de multa; el hecho se dio en el norte de Pichincha

Este caso ha causado impotencia e indignación entre la ciudadanía. Incluso hizo eco en el Municipio de Guayaquil, que a través de la Corporación para la Seguridad Ciudadana (CSCG) dispuso la entrega de los videos para las investigaciones pertinentes, pese a no haber recibido ninguna solicitud por parte de la Policía Nacional.

Publicidad

Así lo indicó en su cuenta de Twitter la alcaldesa Cynthia Viteri, quien mencionó en esa plataforma que a la hora en que la víctima abordó el supuesto taxi informal las cámaras de dicha institución sí estaban operativas. Hizo esta aclaración ante versiones difundidas a través de diferentes canales que sugirieron que los dispositivos estaban desactivados.

“Todo el contingente del Municipio de Guayaquil está a disposición de la víctima y su familia para que encuentren justicia y puedan reconstruir sus vidas”, escribió Viteri.

Pese a aquello, hubo quienes cuestionaron que el trabajo en materia de seguridad para evitar este tipo de delitos debe darse desde la prevención.

Tribunal sentenció a 29 años y 4 meses de cárcel a un conductor de bus escolar que violó a una niña de 12 años; el hecho se dio en Calderón, en el norte de Quito

“Tarde. De qué sirve buscar a los culpables cuando el daño está hecho; nada borrará lo que hicieron. Se debe trabajar en la prevención, o sea, en la seguridad de la gente”, comentó la usuaria Diana lu.

Otros usuarios de redes sociales, como Manuel Rodríguez, mocionaron que se ofrezca una recompensa para la captura de los culpables de este delito. (I)