Las muertes violentas no cesan en el país. Entre la noche del martes 22 y mañana del miércoles 23 en seis localidades de tres provincias se registraron siete asesinatos. La situación causa preocupación entre la ciudadanía, que pide mano dura a las autoridades.

Según cifras oficiales, a nivel nacional —entre enero y junio— se han dado 966 asesinatos, lo que supone un incremento considerando los 571 crímenes perpetrados en el mismo lapso del 2020.

En Montecristi, provincia de Manabí, Marlon Delgado Delgado, de 45 años, fue victimado con un disparo en la cabeza cuando se alistaba a encender un bus de transporte de pasajeros en el que cubría la ruta Manta-Portoviejo.

El hecho ocurrió a las 05:30 en la parroquia Colorado, ubicada en el kilómetro 5 de la vía Montecristi-Manta.

Publicidad

Ginger Mesías, fiscal de turno de Manta, confirmó que el occiso tenía un disparo a la altura de la cabeza, y agregó que su cuerpo fue trasladado hasta el centro forense para revisar si tenía otro impacto de proyectil en el cuerpo.

Según familiares, Delgado se dirigió al bus, que era suyo, para encenderlo por unos minutos, pues había dicho que este miércoles no saldría a laborar. Fue en ese instante en que un sicario le disparó y huyó.

Vecinos se mostraron consternados por la muerte de Delgado, quien —dijeron— este jueves tenía previsto viajar a Estados Unidos.

La noche del martes en Pedernales hubo otro crimen, por lo que Manabí suma entre el 1 de enero y la mañana de este miércoles 96 asesinatos, cifra que se triplicó con relación al mismo lapso del año pasado, cuando hubo 31 crímenes en dicha provincia.

Mientras, en San Lorenzo, cantón de Esmeraldas, las autoridades informaron que en lo que va del año se han cometido doce muertes violentas. El suceso más reciente ocurrió la noche del martes: un ciudadano de nacionalidad colombiana fue asesinado a balazos.

La muerte violenta ocurrió a las 22:00 en la avenida Padre Lino Campesan y calle Jorge Cambes, a pocas cuadras del comando distrital de la Policía de San Lorenzo.

Publicidad

El cadáver quedó en el piso en un costado de la calzada, bajo una lluvia intensa que esparció parte de la sangre de la víctima. Agentes policiales de la Dinased arribaron al sitio, pero solo pudieron verificar que había una persona fallecida de sexo masculino.

Vecinos de la cárcel de Guayaquil temen una bala perdida en medio de enfrentamientos de reos e intentos de fuga

La mañana del miércoles, en Atacames, a la altura del centro de salud de dicha localidad, un hombre recibió varios disparos, de los cuales tres impactaron contra su humanidad.

La policía que acudió al sitio del ataque detectó más de 20 registros balísticos en la escena. Testigos trasladaron a la víctima a la casa de salud cercana para que recibiera atención, pero en ese trayecto el hombre falleció.

Las autoridades estiman que en la provincia de Esmeraldas se han dado más de 50 crímenes en lo que va del año.

En la provincia de Guayas, entre Naranjal y Guayaquil hubo tres crímenes.

Un hombre fue asesinado con ocho impactos de bala en el sector Brisas del Río, en el cantón Naranjal. Según versiones preliminares, en el crimen habrían participado cuatro personas que se transportaban en dos motocicletas.

Además, testigos dijeron haber visto que un automóvil resguardaba a ambas motos.

Luego del ataque, la víctima fue llevada a una casa de salud en la que se comprobó su deceso.

El ahora occiso era reconocido en su sector por liderar denuncias sociales. Uno de los últimos casos en los que participó tendría relación con una presunta mala práctica médica en el hospital de Naranjal, contaron vecinos.

Los moradores de Brisas del Río expresaron su preocupación por la inseguridad que se ha evidenciado recientemente.

Cuatro muertos y dos heridos son el resultado de dos ataques al estilo sicariato en el noroeste de Guayaquil

Lo mismo ocurrió en la cooperativa Horizontes del Fortín, noroeste de Guayaquil, donde a las 00:01 del martes asesinaron a un joven de 17 años que vivía en el sector junto con su novia.

Según los vecinos del sector, la víctima estaba sentada en la vereda, a la altura de un local, cuando unos hombres en motocicleta le dispararon con un arma de fuego.

Olga Muñoz, moradora del lugar, contó que escuchó las detonaciones y que eso le causó temor.

Los moradores afirmaron que donde vivía el ahora occiso siempre ocurrían peleas.

Un sargento de la Policía, Jorge Cedillo, señaló que hasta la mañana del miércoles no había información del asesinato, debido a la falta de cooperación de los vecinos.

Christian Vásconez, perito de Criminalística, realizó una inspección en el local donde impactaron las balas y se encontraron ciertos indicios allí.

La dueña del local manifestó que se cambiará de establecimiento, porque ya no soporta el peligro del sector; se trasladará a una ciudadela, porque es seguro.

En tanto, cerca de las 17:00 del martes, en las calles 6 de Marzo y Letamendi, dos hombres en un vehículo negro llegaron a la zona y uno de ellos atacó en reiteradas ocasiones a otro que se encontraba sentada en la zona.

La víctima de 25 años tenía tres antecedentes por robo de vehículos y tráfico de sustancias estupefacientes, informó la Policía. (I)