Lo que iba a ser una reunión familiar tranquila terminó con una pérdida. Mercedes Espinoza, de 46 años, falleció producto de un impacto de bala en el corazón la noche del sábado 1, en la 15 y Chambers, en el suburbio de Guayaquil.

Su esposo, Jorge German, relató que mientras estaban en la sala de su vivienda junto a sus hijos y nietos, tres sujetos que presuntamente eran perseguidos ingresaron a precipitada carrera a su casa. La puerta estaba semiabierta y allí fue cuando aprovecharon para ingresar.

Uno de los individuos que ingresó a la vivienda subió al segundo piso, en donde estaba durmiendo una niña. Los otros, en cambio, se quedaron en la sala. “Fue un momento de terror porque pensamos que hasta ahí llegábamos todos”, dijo German.

Publicidad

Mujer fue baleada junto a su hija de 3 años en Santo Domingo

Las balas empezaron a cruzarse entre las personas que estaban afuera de la vivienda y los que estaban dentro. En la puerta de metal se contabilizan al menos 10 orificios, en la puerta del baño hay otros tres. Ollas e implementos de cocina también registran el paso de las balas, asimismo las paredes.

Una mujer falleció por una bala perdida en 15 y Chambers. Otra persona resultó herida. Informan Priscilla Alvarado y Jorge Guzmán.

Posted by El Universo on Wednesday, October 5, 2022

”Mi esposa se puso detrás de la puerta para cerrarla y yo también. Poníamos fuerza porque los matones pateaban, porque querían entrar para buscar a los otros. Las balas empezaron a ingresar y una de esas se la llevó a ella, por protegernos”, relató el esposo de la víctima.

Durante el cruce de balas, su nuera también recibió un balazo en el antebrazo cuando corría hacia la planta alta para ir a ver a su hija pequeña.

Algunos de los disparos ingresaron hasta la cocina de la casa, donde algunos objetos presentas orificios. Foto: El Universo

German dijo que luego de todo el percance, los tres individuos salieron como si nada de la casa.

Publicidad

La joven herida fue trasladada al hospital Guayaquil, pero no ha sido atendida. “Desde el sábado está allí y no sabemos si su herida es grave o si requiere operación. También no ha ingerido mucho alimento, está solo con sueros. Ya que mi esposa no pudo salvarse, yo quiero que ella sí”, contó.

Con la muerte de su esposa, Jorge tuvo que afrontar gastos fuertes para el entierro. Más de $ 300 ha pagado por concepto de la bóveda y trámites para la sepultura. “Yo ganó $ 107 mensual, esto no es algo que se prevé que suceda, nosotros somos personas tranquilas que estábamos compartiendo con la familia”, dijo. (I)