Dora, una mujer de 75 años, recibió hace tres meses varias llamadas en las que le informaban que su sobrina estaba en el aeropuerto de Guayaquil y que necesitaba pagar un impuesto por una mercadería que traía de Estados Unidos. La mujer tomó su celular e inmediatamente transfirió desde dos cuentas bancarias un total 12.000 dólares a una cuenta que le indicaron en la llamada.

Cuando sus familiares se enteraron llamaron a los bancos y lograron congelar una de las transferencias, la de 3.000 dólares, pero la de 9.000 dólares aún está pendiente. Dora puso la denuncia en la Fiscalía para que el banco actúe y se investigue este hecho.

Hace unas semanas el titular de la cuenta a la que se transfirió el dinero se puso en contacto con un ejecutivo del banco en Quito y le mandó a decir a Dora que si quitaba la denuncia, le devolvía los $ 9.000, porque él es inocente.

Ella es uno de los cientos de adultos mayores que han sido estafados de esta manera y con el uso de medios electrónicos en los últimos años, pues la pandemia potenció los pagos y consumos virtuales y ahora cada vez más se instalan en sus celulares y computadoras aplicaciones para el uso de su dinero.

Publicidad

Pero no solo se trata de recibir llamadas o mensajes de un “conocido” que pide ayuda. Los ciberdelincuentes son capaces de acceder a nuestras cuentas bancarias y llevarse todo el dinero si abrimos un link y colocamos nuestros datos ahí.

Esta táctica se llama phishing y los delincuentes se hacen pasar por organizaciones o empresas. Puede ser su banco pidiéndole que actualice datos o Microsoft indicándole que van a cancelar su cuenta si no actualiza una contraseña.

Si damos clic en el link e ingresamos usuario y contraseña ya se apoderaron de la cuenta.

Solo en lo que va del año 2021 se han denunciado 606 casos de apropiación fraudulenta por medios electrónicos en la Fiscalía a nivel nacional. En el 2020 se registraron 682 casos y en el 2019 fueron 828 denuncias.

El teniente coronel Gonzalo García, jefe de la Unidad que investiga los delitos informáticos en Ecuador, advierte que la mayoría de las víctimas son adultos mayores que no manejan mucha tecnología ni desconfían cuando llegan correos falsos.

Aspectos claves

Publicidad

Recomienda a las personas pedir ayuda a sus hijos o nietos y fijarse bien en las direcciones de correos porque normalmente son similares a las cuentas reales, pero vienen con alguna letra cambiada o una falta ortográfica, errores que un banco no cometería.

Otra forma de descubrir un mail falso es que usan logotipos desactualizados o en ocasiones los colores son de un tono distinto.

García explica que ninguna entidad bancaria pide mediante correo que se actualicen los datos; si recibe un mail con este requerimiento, desconfíe.

García admite que recuperar el dinero es complicado, pero no imposible.

Lo complejo de estos casos es que los ciberdelincuentes pueden actuar desde cualquier parte del mundo. Quienes estafan a ecuatorianos pueden mandar ese mail desde España o Indonesia, por eso la Policía de Ecuador ha firmado convenios con organismos internacionales para intercambiar información y poder atrapar a las bandas que se apropian de dinero ajeno a través de estos links.

En lo que va del año 2021 en Ecuador se ha detenido a tres bandas. Son en total ocho personas detenidas por delitos cibernéticos. Pero estos delitos no solo implican la apropiación de bienes de forma fraudulenta, sino también la pornografía infantil.

La Policía recomienda estar atentos ante cualquier situación que pueda considerarse anormal, para evitar ser víctimas de este tipo de delitos que cada vez toma fuerza no solo en el país, sino a nivel mundial incluso.

606

casos de apropiación fraudulenta de datos denunciados en lo que va del 2021 en la Fiscalía a nivel nacional.

682

denuncias se dieron en el año 2020. En el 2019 la cifra fue mayor y llegó a 828 en el país. (I)