Roberto Campos Crespo hoy está en la cárcel de El Inca, en Quito, pero vivió durante casi doce años en la clandestinidad. Se hacía llamar Antonio Torres y habitaba en un pequeño departamento de Lima, en Perú, donde fue detenido por la Interpol en abril del 2023.

La tarde de este 20 de junio se deberá conectar de forma virtual a la primera audiencia de juicio que se da en su contra por el asesinato de su exenamorada, María Fernanda Fernández de Córdova Flores, la joven de 21 años que fue asesinada a martillazos en octubre del 2011 en un departamento de Lomas de Urdesa.

La universitaria recibió 29 martillazos en la cabeza y su cuerpo fue hallado envuelto en sábanas cuando llegó la Policía al lugar. El principal sospechoso había escapado con una maleta y quedó grabado en video.

Publicidad

Quién es Roberto Campos, el hombre que mató a martillazos a su novia

En su momento el caso fue tan sonado que hasta el expresidente Rafael Correa y el exministro del Interior José Serrano intervinieron para ofrecer una recompensa para atrapar a Campos Crespo y para su rápido ingreso al listado de los más buscados.

El abogado Nino Cassanello Foghini, quien asumió la acusación particular y asesora a la familia Flores, va a pedir la pena máxima de 25 años para este hombre que llegó deportado hace solo dos meses.

El penalista aseguró que en el proceso están todas las pruebas y que la familia, la madre y tíos de María Fernanda, han hecho un esfuerzo para empujar el caso y lograr su localización y extradición.

Publicidad

En abril del 2024 fue extraditado Roberto Campos y la familia Flores estuvo con los agentes de la Interpol. Foto Carlos Barros/El Universo.9 Foto: El Universo

Cassanello aclaró que este caso se procesa según el Código Penal, ley vigente hasta el 2014 en la que no estaba incluido el delito de femicidio, el cual es penado hasta con 40 años de cárcel si se presentan agravantes.

“El delito es asesinato y hay que tenerlo claro. Probablemente este hubiera sido el caso más simbólico de femicidio, pero este es un tipo penal que se tipificó apenas en 2014, con penas agravadas que hoy conoce la ciudadanía, pero en este caso la pena máxima que requerimos con agravantes es 25 años”, dijo Nino Cassanello.

Publicidad

El abogado dijo que es un caso sólido y que no habían podido avanzar porque el procesado estaba prófugo.

“Finalmente, ya con el procesado en territorio ecuatoriano, el juicio se reanuda. Para ponerlo más claro, es como si el tiempo se hubiera congelado procesalmente en 2011″, comentó el asesor jurídico de la familia Flores.

María Flores, la madre de María Fernanda, refirió que tiene sentimientos encontrados en este momento y que lo único que quiere es que Roberto Campos sea procesado y se haga justicia. Señaló que no quiere venganza.

Christian Flores, tío de la víctima, ha sido tan minucioso que ha hecho gestiones como un investigador privado. Hasta se puso en contacto con Migración en Estados Unidos años atrás para consultar si Campos Crespo estaba en ese territorio.

Publicidad

Este es el martillo usado por Roberto Campos Crespo para matar a su exnovia en su departamento de Lomas de Urdesa. Foto: Cortesía

Ahí le indicaron que él tenía su visa revocada y se emitió una alerta en caso de que alguna vez trate de ingresar al país con su identidad.

Ese mismo trámite hizo en Perú. Ahí constató que el asesino de su sobrina había salido por la frontera sur horas después de matarla.

Flores tiene copias de todo el proceso y de las pruebas con las que cuenta la Fiscalía. Incluso mencionó que el martillo que usó Campos contra su sobrina consta entre las evidencias.

En el juicio van a declarar al menos 16 personas, entre ellas, las últimas que vieron a Fernández de Córdova con vida, cuando se subía a un carro que había alquilado Roberto Campos el día del crimen. (I)